EE.UU. y varios países de América Latina encabezan los lugares con más cirugías plásticas

EE.UU. y varios países de América Latina encabezan los lugares con más cirugías plásticas

Por María Gabriela Cartaya

Hace solo unas décadas la medicina estética era vista con recelo. Sin embargo, procedimientos cada vez más innovadores y resultados a la vista han convertido en una especialidad altamente valorada. Seguí leyendo y conocé qué países están obsesionados con las cirugías plásticas.

Muchas mujeres –y cada vez más hombres– recurren a profesionales para corregir lo que detectan como imperfecciones en rostros y cuerpos. Así lo detalla el reporte anual de la Sociedad Internacional de Cirugía Plática (ISAPS) que detalla todo tipo de estadísticas, desde el número de cirujanos certificados, hasta las intervenciones más demandadas.

La obsesión por las cirugías
El primer lugar del ranking lo ocupa Estados Unidos, nación en la que se hicieron cerca de 4 millones de operaciones en 2016. Brasil, en segundo lugar, contabilizó 2.5 millones; tercero fue Japón, cuarto Italia y cerrando el “top 5”, México. Los directivos concluyen que cada vez más personas en todo el mundo deciden entrar al quirófano.

Tendencias
El reporte también detalla ciertas tendencias; algunas que se mantienen y otras mucho más nuevas. Por ejemplo, en los Estados Unidos, las cirugías plásticas más comunes son el aumento de senos y la liposucción. Mientras que en Asia se concentran en los párpados. De hecho, muchas buscan los llamados “ojos occidentales”.

Si bien se listan todas las operaciones, las tres que experimentaron mayor aumento –en el mundo– son: labioplastia (45%); los lifting inferiores (estiramientos de piernas hasta las caderas) son 29% y los levantamientos superiores; incluyendo brazos, abdomen, pecho y cuello con 26%.

De igual forma, se miden los pre y post-operatorios y las edades de los pacientes. Por lo general, la mínima es de 16 años; pero en muchos casos se recomienda esperar hasta los 18 o 20 porque la anatomía todavía está en desarrollo.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer Venezuela

Compartir