¿Siempre con sed? Esto podría decir de tu salud

por Andrea Bouchot

¿Tienes una botella de agua permanentemente pegada a tu mano? ¿Podés tomar agua todo el día y seguís teniendo sed? No menospreciws la sed excesiva como cualquier cosa,  ya que, como sabés, el agua es vital para la vida. Y si tu cuerpo requiere TANTA vitalidad… podría ser que algo funcione mal.

Publicidad

El 73% de nuestros cerebros y corazones están hechos de agua, el 83% de nuestros pulmones, 64% de nuestra piel, etc. Cualquier deshidratación, por más pequeña que sea (según tú), podría tener consecuencias severas.

En conclusión, tu cuerpo necesita agua. Si vives con sed constante, ¡haz algo al respecto!

Estás deshidratada
¡Obvio! Si agua es lo que necesitas, lo más seguro es que vivas con deshidratación crónica. Debido a que nuestros cuerpos están compuestos de agua, cuando no recibimos el H2O suficiente, dejamos de sudar, perder sales, energía y, obviamente, tenemos MUCHA sed.

Estás en tu periodo
Ah sí… junto con los cólicos, cambios de humor y antojos extraños, también puedes experimentar deshidratación en tu ciclo menstrual. Es un síntoma muy común entre mujeres por la falta de fluidos y sangre. Así que, aunque te sientas muy inflamada, lo ideal es tomar agua en esos días.

Nutrición
Lo que comes podría ser el culpable de tu sed. Si estás consumiendo muchos productos altos en sodio, tu cuerpo podría interrumpir el balance de fluidos. Cuando el sodio es muy alto, tu organismo le dirá a tus riñones que necesita sacar el sodio a través de la orina, así que tendrás más sed de lo normal.

Boca seca
La resequedad en la boca puede ser causada por nervios, ansiedad o respirar por la boca abierta, algo que muchos hacemos la dormir. En realidad significa que las glándulas en la boca que producen saliva no pueden funcionar apropiadamente.

Anemia
La anemia es una condición en la que careces de glóbulos rojos sanos y no podés obtener suficiente oxígeno para todos los tejidos del cuerpo. Una anemia más severa puede venir acompañada de sed excesiva y, quizás, mucha sudoración. Esto sucede porque el cuerpo está perdiendo muchos fluidos ya que estás perdiendo glóbulos rojos más rápido de lo que podés crearlos.

Diabetes
Sentir sed e ir al baño con frecuencia son síntomas comunes de diabetes. Esto sucede porque los riñones tienen que trabajar el doble para manejar el exceso de azúcar en la sangre. Una vez que alcancen su límite, tu orina sacará el exceso de azúcar, así como otros fluidos de tus tejidos.

Hipertiroidismo
Tener una tiroides sobreactiva puede ser la razón detrás de tu sed. El hipertiroidismo provoca nervios, temblores, falta de aliento, pérdida de peso, hambre y mucha sed.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer México

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Tiene dos años y logró correr con una prótesis de pierna

Un cachorro de tres patas fue su gran impulsor
Leer más