Maye Musk, la abuela que a los 69 años alcanza la gloria en el modelaje

Con 10 nietos, esta mujer brilló el viernes en las pasarelas de Nueva York. Asegura que el público y los diseñadores cada vez están más entusiasmados cuando una “modelo vieja” aparece desfilando.

Saborear la consagración profesional a los 69 años no es algo común, sobre todo en el mundo del modelaje. Sin embargo Maye Musk, madre del famoso presidente de Tesla, Elon Musk, tiene desde hace dos años un increíble éxito.

Ver más: Conoce a la modelo de 69 años que es imagen de esta marca top de maquillaje

¿Cómo le llegó la fama a esta mujer de luminoso cabello blanco, con acento sudafricano, que ríe sin tapujos y sonríe más aún, y que desfiló como una reina en medio de jóvenes modelos el viernes en la Semana de la Moda de Nueva York?

Opening the show for @conceptkorea_kr @liecollection_ @nyfw #nyfw Yes!💃💃💃

A post shared by Maye Musk (@mayemusk) on

Publicidad

Maye contó que desde los 15 años, cuando vivía en Sudáfrica -donde se habían mudado sus padres canadienses-, trabajó como modelo de manera anónima, al tiempo que ejercía su oficio de dietista, sin que le llegara el reconocimiento en la pasarela.

Tuvo tres hijos con el ingeniero Errol Musk, del cual se separó tras nueve años de casados: Elon, el mayor, su hermano Kimbal y su hermana Tosca. Vino luego una vida como madre divorciada que no siempre fue fácil.

Modeling is hard work. Sometimes you have to sit. @reservedmagazine @conordohertyphoto @jamieh102 @juleswstylist_

A post shared by Maye Musk (@mayemusk) on

Publicidad

Tras varios años, Maye regresó a Canadá, y se encontró con Elon, quien había partido allá al terminar sus estudios. Maye cuenta cómo vivió con sus tres hijos adolescentes en un complejo de edificios en Toronto. “Me teñía yo misma el cabello, no tenía cómo pagar para que me lo hicieran (…) Ni soñaba con salir para tomar una copa o cenar afuera porque no podía pagarlo”, dice. Pero “siempre trabajé”, subraya con orgullo.

“Había grandes afiches de mí en Times Square, para (la aerolínea) Virgin o para Target, pero nadie sabía quién era, mi nombre no era conocido”. ¿Es la notoriedad de su hijo Elon, considerado uno de los empresarios más visionarios de esta era, la razón del despegue de su carrera; de su contrato reciente por parte de la gran agencia de modelos IMG, de sus nuevos contratos con prestigiosas revistas o con marcas que cultivan celebridades como Rag & Bone?

Su encargado de prensa pidió que no se le hiciera la pregunta, ya que Maye no la respondería. Kyeong Ji, organizadora del desfile de jóvenes diseñadores coreanos del cual Maye fue la estrella el viernes, asegura que “por supuesto que su nombre ayuda”, pero que “no fue contratada por eso”.

“Su belleza es diferente, muy fuerte y noble (…) Tiene una sonrisa tan ostensible, graciosa, una belleza trascendente y la inteligencia… ¡Tiene todo!”, asegura. Maye es conocida en Corea del Sur desde que fue la portada de Vogue Korea.

En la entrevista, la veterana modelo confirmó con una sonrisa que conduce un Tesla, y reconoció que con la llegada de las redes sociales, a las cuales contribuye a diario a través de su cuenta Instagram, marcas y publicistas “adoran ahora utilizar a modelos conocidas”.

Disfrutar cada instante y trabajar “hasta el infinito” Entre las razones de su reciente ascenso, Musk prefiere citar “sus 50 años” de oficio, sus cabellos que se han tornado luminosamente blancos el día que al acercarse a los 60 se cansó de teñirlos, una población envejecida y el hecho de que hay pocas modelos de su edad.

Publicidad

Si bien no habla de Elon, de 46 años, menciona espontáneamente a sus otros hijos, menos conocidos: Kimbal, de 44 años, que lanzó una cadena de restaurantes reivindicando una alimentación sana y con productos locales, y Tosca, de 43, cineasta. Maye reconoce que a sus 69 años disfruta de “cada instante” de su nueva vida dorada, donde mezcla jet-set con vida en familia.

Entre sus placeres está constatar el entusiasmo de las jóvenes modelos como del público cada vez que “una modelo vieja” aparece en una pasarela. “La gente nos adora”, dice, y “los diseñadores comienzan a darse cuenta. Quieren mostrar que hay diversidad y que aman a las mujeres maduras, ¿y por qué no? Todo el mundo tiene una madre o una abuela”.

Instalada desde los años ’90 en Los Angeles, donde viven también Elon y Tosca, tiene ahora 10 nietos que su reciente éxito le permite “ver seguido”. En estas condiciones, se imagina trabajando todavía por muchos años más. “Hasta el infinito, hasta que dejen de llamarme”, dice riendo.

(El Mercurio, Chile, GDA)

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Esta será la temática de la Gala del MET 2018

La noticia ya está dando que hablar
Leer más