¿Qué es el efecto Google y qué nos provoca?

¿Qué es el efecto Google y qué nos provoca?

Por María Gabriela Cartaya

Desde su fundación en 1998, la empresa de la “G” se ha convertido no solo en la pionera tecnológica mundial, también en el mejor profesor, astrólogo, chef, estilista, médico especializado en trastornos raros y terapeuta.

Sin embargo, no todo es tan bueno como parece. Descubrí lo que el Efecto Google provoca en tí.

La red global ha acortado las distancias e impulsado las comunicaciones como nunca antes, pero el hecho de vivir en la era digital –y de tener todo “a solo un clic– podría afectar nuestra inteligencia.

Efecto Google, ¿qué es y cómo nos cambia?
William Poundstone, escritor de la New York Magazine, lo define como: “un fenómeno moderno que reduce la presión por memorizar información, a pesar de tener la habilidad; ya que todo está archivado en Internet”. Esta conducta ha inquietado a más de un psicólogo, quienes han analizado la influencia de tecnología en la recepción, procesamiento y retención de información.

La conclusión más aceptada es que el Efecto Google nos ha vuelto más cómodos debido al rápido acceso a fuentes de consulta que despejan cualquier duda que tengamos.

Te proponemos un ejercicio: ¿sabés la cifra, exacta o aproximada, del tiempo que pasás frente a la computadora, tablet y celular? Ahora comparalo con los ratos que le dedicás a hacer deporte o mandados, leer un libro o solo conversar con amigos. Y esto es más notorio en las generaciones más jóvenes.

Notas mentales. En 2013 la profesora Linda Henkel, de la Universidad Fairfield, realizó un ensayo del Efecto Google con los estudiantes de Historia del Arte. La asignación consistió en visitar un museo; a la mitad del grupo le dijo que tomaran fotos con sus teléfonos de algunas obras mientras que la otra mitad solo debía tomar notas mentales.

Al día siguiente presentaron un examen corto; y quienes salieron mejor fueron los que no contaban con imágenes de respaldo.

Y tú, ¿cómo has experimentado el Efecto Google?

Podés leer esta nota en Eme de Mujer Venezuela

Compartir