¿Qué significan los términos básicos del Kabbalah?

Foto: espíritu universal

Por Daniela Ortíz

Desde hace un tiempo para acá, hemos notado como poco a poco temas de salud física, mental y espiritual se han convertido en una necesidad para las personas. Quizá estamos siendo más conscientes sobre lo que queremos hacer con nuestras vida y el valor de estar aquí y ahora compartiendo y dando lo mejor de nosotros.

Ver más: Conocé el secreto de los japoneses para una vida feliz

La kabbalah se ha puesto en la mirada de muchas de nosotras para mostrarnos una alternativa espiritual, una vía para crecer y conseguir respuestas. Antes de explicar algunos términos básicos, debés saber que esta es una guía espiritual para trabajar nuestra consciencia. Puede ser puesta en práctica por cualquier persona con cualquier credo.

Esta práctica dota de herramientas al aprendiz para poner a ejercitar su mente en pro de una vida plena llena de bendiciones. Entonces, ¿cuáles son los términos básicos de kabbalah?

Luz y vasija
La Luz está asociada a la divinidad, a las ganas infinitas de dar; mientras que la vasija es el mundo terrenal, las ganas infinitas de recibir. En la kabbalah los humanos somos vasijas, es decir, entes receptores de las bendiciones de Dios.

Publicidad

Pan de la vergüenza 
Cuando recibimos y no damos o recibimos sin merecer, nos sentimos acomplejados o perdemos la gracia y el mérito. En estos momentos sentimos la necesidad de alejarnos temporalmente para reflexionar y poder convertirnos en algo superior. El propósito de sentir pan de la vergüenza es reconocer que para recibir más, debemos convertirnos en más.

El oponente
En algunas religiones se cree que lo que está detrás de las cosas malas es un espíritu malévolo o un ente maligno. En la kabbalah aquello que se considera negativo es el ego, es decir, la naturaleza reactiva de una persona. Todo aquello que te aleja y te resiente viene de aquí, de tu ego. Por ello, se plantea trabajar conscientemente para detenerlo, esto es un trabajo para toda la vida hasta que alcanzas corregirte.

Restricción
Para evitar que el ego nos domine hay que realizar una serie de actividades que limiten su fuerza sobre nosotras. Esto es la restricción, aquel esfuerzo sano que contribuye a dominar la reactividad de nosotras mismas y ayudar a convertirnos en personas conscientes. Un ejemplo de la restricción es la gravedad, aquello que no se le esté aplicando alguna fuerza tiende a caer. Lo mismo sucede con los pensamientos invasivos, si nos dejamos llevar por ellos, caemos. Depende de nosotros hacer resistencia para no sucumbir ante la tentación de la reactividad.

Dar y compartir
El propósito de la vida está poder brindar y darnos a los demás y nosotros mismos. Queremos ser como la Luz, tener la capacidad de dar, esto se logra explotando nuestro potencial y descubriendo nuestro propósito de vida.

 

Publicidad

Podés leer esta nota en Eme de Mujer USA

Escrito por
Más de Eme de Mujer