Cinco mitos sobre cuidados para bajar de peso que no debés creer

Cambiar tu figura y empezar una vida más sana no es un paso sencillo pero vale la pena. Al lograrlo, no solo te sentirás más saludable sino que además tendrás más energía durante el día.

Un consejo antes de empezar: tené en cuenta que no será un camino fácil. Tomate el tiempo para consultar a un especialista y realizar una dieta adecuada para ti y tu estilo de vida. Olvidate de las dietas que están de moda, las recetas de internet o los cientos de mitos que escuchás todos los días sobre adelgazar.

Publicidad

La nutricionista Mariana Hidalgo nos revela la verdad de cinco de ellos. Tomá nota:

Mito: Las dietas de moda son una buena manera para que pierda peso y no lo vuelva a aumentar. Verdad: Las dietas de moda no son la mejor manera de perder peso permanentemente.

Este tipo de dieta generalmente promete que perderás peso en poco tiempo. Te hacen reducir estrictamente lo que comes o evitar ciertos tipos de alimentos. Es posible que al principio sí pierdas peso, pero es difícil continuar este tipo de dieta. La mayoría de las personas pronto se cansan de seguirlas y vuelven a subir el peso que habían perdido.

Mito: Los productos de grano, como el pan, la pasta y el arroz me hacen engordar y debo evitarlos.
Verdad: Un producto de grano es cualquier alimento hecho con trigo, arroz, avena, cebada u otro cereal.

Los granos se dividen en dos subgrupos: los granos integrales y los granos refinados. Los primeros contienen todo el germen de la semilla. Los granos refinados han sido molidos, proceso a través del cual se remueven el afrecho y el germen. Se hace esto para darle a los granos una textura más fina y aumenta la vida útil de los productos perecederos, sin embargo, remueve la fibra dietética, el hierro y muchas de las vitaminas B.

Mito: Cuando algo dice “bajo en grasa” o “sin grasa” significa que no tiene calorías y puedo comer la cantidad que quiero.
Verdad: Una ración de un alimento bajo en grasa o sin grasa puede ser más bajo en calorías que una ración del mismo producto con toda su grasa.

Sin embargo, hay muchos alimentos procesados que son bajos en grasa o sin grasa pero que tienen igual o más calorías que el mismo alimento con la cantidad completa de grasa. A estos alimentos a veces les añaden harina, sal, almidón o azúcar para mejorar su sabor y textura después de haber eliminado la grasa. Esto le añade calorías al alimento.

Mito: Comer alimentos saludables es demasiado caro.
Verdad: Comer mejor no tiene que costar mucho dinero.

Muchas personas piensan que las verduras y frutas son caras, cuando es todo lo contrario. Los alimentos de origen animal como las carnes y lácteos son los que tienen un mayor precio en el mercado. Mientras que las verduras y frutas son baratas, principalmente las que se encuentran de estación.

Mito: Si omito una comida, puedo bajar de peso.
Verdad: Si omites una comida, puedes terminar sintiéndote con más hambre.

Esto te puede hacer comer más de lo normal en la próxima comida. Los estudios muestran una relación entre no desayunar y la obesidad. Las personas que no desayunan suelen pesar más que las personas que comen un desayuno saludable.

Fuente: Viú / El Comercio / Perú

Escrito por
Más de Eme de Mujer