Consejos para alcanzar la calma tras un ataque de pánico

Consejos para alcanzar la calma tras un ataque de pánico

Por Yesibel Aladejo

Posiblemente sea difícil conservar la calma si te encontrás con un ataque de pánico, de hecho, muchas personas ni siquiera saben que lo están teniendo. Si has tenido dificultad para respirar, dolor en el pecho, manos sudorosas, sensación de irrealidad, taquicardia; angustia o miedo irracional, puede que sea un ataque de pánico.

Un ataque de pánico es una condición en la que la persona experimenta una crisis de angustia o sensación exagerada; puede ocurrir a cualquier edad aunque se esté bien de salud porque lo produce un exceso de adrenalina entra el torrente sanguíneo y un mensaje de miedo indica a las glándulas suprarrenales que hay una emergencia.

Puede inhabilitar a las personas en toma de decisiones, situaciones determinadas, desconocimiento del entorno e incluso llevar a la locura y pérdida de consciencia, por eso es importante acudir a un especialista para que recete un tratamiento adecuado.

Sin embargo, hay algunas cosas que podés hacer para retomar la calma en ese momento. Controlar un ataque de pánico puede ser cuestión de minutos, solo se necesita detener el mensaje de emergencia emitido por las glándulas suprarrenales.

Relajación
Las emociones están conectadas al cuerpo, identificalas y tratá de eliminar la tensión. La respiración es el principal aleado en estas situaciones, hacé respiraciones lentas y profundas. Y continúa una y otra vez hasta que se calme.

Respiración
Te relajará y hará que tu cuerpo comience a llenarse del exceso de adrenalina. Inhalá pausadamente por la nariz y sacá el aire por la boca, esto creará la sensación de tranquilidad necesaria para estabilizarte. Podés hacer uso de una bolsa de papel o plástico.

Atraé la calma
Cuidá tus pensamientos internos, identificá qué te inquieta o preocupa y reemplazá los pensamientos negativos con positivos. Intentá olvidar y elevar tu estado de ánimo.

Reactivate
Tomá en cuenta tu noción del tiempo y espacio; asegurate de estar en el presente ya que los ataques de pánico suelen generar cierta distorsión de los sentidos y la percepción. Parate derecha, concentrate en tu alrededor y en tí. Mové las piernas y manos.

Olvidá la presión
Hacé planes que te ayuden a despejar las incertidumbres. También debés estar dispuesta a expresarlo, así que comunícate con otros acerca de tus emociones.

Al llevar un tratamiento correcto, se pueden controlar los síntomas, encontrar alivio, eliminar la cosas que causen ansiedad y tolerar los sentimientos de angustia, para que la persona pueda continuar con su vida. Recordá que los ataques de pánico pueden ser causados por situaciones de estrés, preocupaciones, problemas o falta de sueño, por lo que se debe descansar y si es recurrente acudir a un especialista.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer Venezuela

Compartir