Consejos para pies y piernas sanas antes, durante y después del ejercicio

por Lailyn Buvat

Si te encanta correr y participar en las diferentes carreras que hay a lo largo del año, debes saber que no solo basta con entrenar arduamente. También es importante practicar una rutina de cuidados que te permita llegar a la meta sin ningún contratiempo. A propósito de eso ¿sabes cómo cuidar tus pies?

Publicidad

Si no es así, es momento de que comiences a tomar nota de estos tips.  Para mejorar tu condición no es lo único que debes tener en mente para participar en una carrera o maratón. También lo es el cuidar tus pies, porque, de esa forma, evitarás correr con una ampolla o hasta con el malestar a causa de una uña enterrada. Así que ¡Tomá nota!

Es normal sentir que desgastamos nuestros cuando hacemos ejercicio. Esto ocurre porque las articulaciones y músculos de nuestras extremidades se agotan al estar mucho tiempo en alguna actividad física. Lo cierto es que hay que ofrecerles cuidados básicos y necesarios para que más adelante nuestros pies no nos pasen factura.

Lo primero que tienes que tomar en consideración es que apenas llegues de entrenar, toma por lo menos 10 minutos para relajarte y cuidarlos. Lavalos para que descansen limpios. Cuando te acuestes, ponlos sobre unas almohadas para que queden elevados y circule mejor la sangre. Esto te ayudará a disminuir las molestias e hinchazón.

Sin embargo, mira todo lo que tienes que tener en cuenta luego de entrenar.

Tips para cuidar tus pies al entrenar
Seca bien tus pies después del baño
Los expertos señalan que para cuidar tus pies debes tomar una ducha luego del ejercicio. Es importante que seques perfectamente tus pies, de no hacerlo la piel sigue blanda y eso favorece la aparición de las ampollas al roce con las medias y los zapatos.

Mejor prevenir que curar
Después del baño sécalos bien, no olvides ningún lugar por más pequeño que sea. Así evitarás la humedad y estarás prevenida de hongos e infecciones molestas.

Errores más comunes al comenzar a correr
Acordate secar bien entre los dedos. Y si te duchás en el gimnasio, es recomendable que lo hagas con zapatos para que nunca estés descalza y puedas evitar posibles hongos y bacterias.

Hacete los pies
Cortar tus uñas y eliminar las callosidades es una regla básica e indispensable. A nadie le gusta caminar sintiéndose incómodo, ¿verdad? Entonces mucho menos si de correr se trata.

No useszapatos nuevos para correr
¿A quién no le ha pasado que, llegado el momento importante, querés lucir bien estrenando tus zapatos y de pronto, pasados unos minutos, querés tirarlos por la primera ventana que encuentras?

Lo mismo sucede cuando vas a correr. Evitá usarlos por primera vez el día de la carrera y procura aflojarlos durante tus entrenamientos. Ya que solo así sabrás si son aptos para ese día tan importante.

Descansa tus piernas y pies
Por último, no olvides darle a tus piernas y pies una recompensa. Para ello, es recomendable que eleves tus piernas, de esa manera ayudarás a mejorar su circulación. Por otra parte, sumerge tus pies en una tina con agua tibia para disminuir la inflamación causada por correr varios kilómetros.

Podés leer esto en Eme de Mujer USA

Escrito por
Más de Eme de Mujer