Enterate por qué no te gusta escuchar tu voz en una grabación

Beautiful woman with a confused expression on the blackboard background

Por María Gabriela Cartaya

Algunas pueden cantar como la mismísima Adele; otras tienen una dicción perfecta al hacer una publicidad en radio; y muchas siguen cuestionándose su propio tono, y no propiamente por inconformes… Hoy te contamos por qué el sonido de tu voz te desagrada.

Publicidad

Primero que nada, debemos recordar que al hablar o cantar se emiten ondas con una cierta vibración. Éstas, al viajar en el aire y hacer contacto con los tímpanos, son procesadas por el cerebro hasta que se convierten, finalmente, en sonidos. Por ello, todas las personas se escuchan completamente diferente a como el resto del mundo las oye en realidad.

Sin embargo, al ser “hablantes” también se están recibiendo las vibras de las propias cuerdas vocales; es decir, dos sonidos a la vez.

Martin Birchall, profesor de la University College of London, explica que “cuando iniciamos una conversación, es como si las personas nos escucharan por medio de parlantes; mientras que nosotros oímos a través del complejo de cavidades del cráneo. El sonido, de hecho, rebota en los huesos y en los espacios vacíos del aparato auditivo”.

Por esta razón, no es extraño que al reproducir cualquier video o audio en los chat de Whatsapp hagamos algún gesto desagradable. Sí, es un poco incómodo comprobar lo aguda –o grave– que es nuestra voz en realidad.

Lo cierto es que se trata de una combinación de dos longitudes de ondas sonoras, algo a lo que no estamos acostumbradas. Si el sonido de tu voz te resulta desagradable, hay algunos ejercicios que podés practicar; o, si de verdad es un problema, puedes programar una consulta con un terapeuta.

Tip Eme: Acordate, si bien las notas altas son resultado de la evolución, también es un rasgo asociado al sex appeal femenino.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer Venezuela

Escrito por
Más de Eme de Mujer