Estos son los riesgos de no tomar el agua que tu cuerpo necesita

Repetidas veces escuchamos que la mayor parte de nuestro cuerpo es agua. Efectivamente el 60% de él lo es; eso vendría siendo unos tres cuartos de nuestro cerebro y corazón, el 83% de los pulmones y el 31% de nuestros huesos.

En los procesos regulares que cumple nuestro sistema, esa agua no se queda en el cuerpo. Siempre estamos desechando este líquido a través de la orina, el sudor o incluso cuando respiramos.

Publicidad

¿Qué ocurre cuando no bebemos suficiente agua? Mitchell Moffit y Greggory Brown, de AsapScience, explican que el agua funciona como solvente universal que aporta nutrientes y hormonas al cuerpo, al tiempo que regula la temperatura corporal y lubrica nuestros ojos y articulaciones. Está totalmente comprobado que sin agua perdemos energía, nuestra piel tiende a secarse y hasta puede ponernos de mal humor.

Cuando nuestro cuerpo sufre una deshidratación, los receptores sensoriales del hipotálamo –lo que los científicos llaman el centro de la sed– envían señales para liberar una hormona antidiurética. Dicha hormona se dirige hasta los riñones y provoca en ellos, acuaporinas. Una proteína que forma parte de las membranas celulares, que transportan las moléculas de agua, permitiendo que la sangre retenga más líquido en tu cuerpo.

Una vez que este proceso ocurre, la orina se vuelve más oscura y tiene un olor más fuerte. De la misma manera, durante la deshidratación sentimos menos ganas de orinar y segregamos menos saliva. Como si fuese poco, cuando no tomamos agua, puede que nos sintamos mareados. Esto por la simple razón de que nuestro cuerpo se está intentando adaptar a la falta de su líquido imprescindible.

Mecanismos de adaptación
Un cerebro deshidratado se contrae por la falta de agua y debe trabajar más duro para lograr lo mismo que uno con suficiente agua. Además, activa una serie de mecanismos de adaptación para lograr seguir activo a pesar de la falta del líquido. Este proceso apenas puede durar unos días: si dejás de beber agua por completo, tu cuerpo comenzará a experimentar efectos más serios y, al final, dejará de funcionar por completo.

Dejar de beber agua durante días (deshidratación crónica) puede dar lugar a otros trastornos como diabetes, colesterol alto, problemas de piel y digestivos, fatiga y estreñimiento. El tiempo de supervivencia varía, según cada persona, pero se estima sea entre tres y cinco días.

¿Cuántos vasos de agua debemos tomar al día?
La cantidad de agua que debemos beber depende del organismo y su entorno. Según Nacamulli, es recomendable que los hombres beban al menos 2,5 litros, mientras que las mujeres de 2 a 2,7. Y aunque puede ser un poco arbitrario, lo mejor siempre será simplemente beber agua cuando sientas sed.

Atención porque beber demasiada agua puede generar algunos riesgos y consecuencias.  pesar, de que sea poco común.

 

Las mujeres embarazadas o las madres lactantes, las personas que realizan más actividad física, quienes viven en un clima cálido o aquellos que están enfermos deberían, según el informe, beber más agua. Si sos de los que no les gusta beberla sola, tómala de otra forma. Frutas y verduras como el melón o el pepino tienen grandes cantidades.

 

Podés leer esta nota en Eme de Mujer USA

Escrito por
Más de Eme de Mujer