Evitá el stress en el día con estos trucos

Evitá el stress en el día con estos trucos

por Daniela Ortiz

No permitas que la tensión se apodere de ti, con estos tips antiestrés mantén tu estado de tranquilidad imperturbable.

En el día nos ocurren situaciones que alteran nuestro estado de tranquilidad, al punto de ponernos de mal humor por largos ratos.

Aunque es complicado evitar estas circunstancias, de nosotras queda la capacidad de superarlas y volver a nuestro estado normal o de felicidad. Poner el práctica estos consejos podrá ayudarte a conseguir un método efectivo para volver a sentirte relajada.

Tips antiestrés para el día

Cerrá los ojos

Hacerlo por unos minutos te permite descansar. Es preferible que lo hagas en un lugar tranquilo para bajar la guardia.

Ducha de agua tibia

El agua tiene un efecto tranquilizador sin igual, unos cuántos minutos te harán sentir renovada. Si en tu casa tenés bañera, relajate tomando un baño con espuma.

Naturaleza

Si cerca de tu casa u oficina hay un jardín o espacio natural, libera tu mente de tensiones observando la naturaleza. Date unos minutos y verás los resultados.

Comé algo rico

Comer algo que nos gusta nos pone de buen ánimo. Si te inclinás por los dulces, comete un helado; si te gusta más lo salado, unos chips pueden funcionar perfectamente. Date un gusto para sentirte mejor, pero justifiques comer mal por estrés, ¡no hagas trampa en la dieta!

Escuchá música

Dependiendo de tu estado de ánimo, el playlist puede variar. ¡No hay reglas!, elegí las canciones que te ayuden a drenar y mejorar.

Pintá

Al llegar a casa toma lápiz, papel y crayones para bajar tensión. Actualmente, hay muchos libros para dibujar que ayudan a reducir el estrés, intenta pintar mandalas, ¡aprenderás un montón!

Ejercicio

Trotar, caminar o hacer TRX puede ser una manera activa para bajar el estrés; además, te tonifica y libera endorfinas.

Ordená tus espacios

Ver tu casa, habitación u oficina organizada, te puede poner de buen humor. Cuando las cosas están fuera de su sitio puede desesperarnos y alterarnos.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer USA

Compartir