Hábitos nocturnos que te ayudarán a bajar de peso

Aunque no parezca, los hábitos que tenés en la noche pueden ayudarte a lograr tus objetivos relacionados con el peso. El simple hecho de dormir hace que tu cuerpo se recupere y afecta tu capacidad para quemar calorías, así que es un aspecto que no debés descuidar.

Te damos ocho consejos que podés seguir para que tu rutina nocturna juegue siempre a favor.

Publicidad

Enfríate al dormir. Un estudio de la revista Diabetes concluyó que las personas que duermen en habitaciones frías (a 18° C) pueden bajar sus niveles de grasa. ¿Cómo? La efectividad de la “grasa marrón”, que es aquella que se encarga de producir calor, aumenta y por lo tanto empieza a usar las reservas de grasa que tenemos para mantener la temperatura del cuerpo.

Tené una rutina para dormir. Sabés que quedarte despierta hasta tarde aumenta tu apetito y una ensalada no será tu elección. Entonces lo mejor es procurar acostarte a una hora determinada y armar una rutina previa con tiempo para todo: cenar, leer o ver algo de televisión, cambiarte para dormir y meterte a la cama.

Apagá las luces. Otra manera de mejorar la efectividad de tu grasa marrón es con la melatonina, y es al dormir cuando la producimos más. Por eso es importante que tu cuarto esté completamente a oscuras (incluyendo celulares y televisión) ya que eso mejora tu calidad de sueño.

No entrenes tan tarde. Podés creer que hacer ejercicio cerca de tu hora de dormir te hará sentir más cansada y, por lo tanto, dormir como un bebé. Pero la verdad es que la actividad física le da a tu cuerpo energía de más y te será más difícil acostarte temprano. Además, ¿a quién no le abre el apetito una buena rutina de cardio?

Tomá agua con moderación. Mantenerte hidratada durante el día es importante ya que expulsás todas las toxinas del cuerpo y eliminás el líquido retenido. Pero debés dejar de tomar agua una hora antes de irte a la cama o te despertarás para correr al baño y no descansarás bien.

Modérate al comer. Si salís a cenar y elegís una hamburguesa doble con queso, lo estás haciendo mal. No solo estás sumando calorías que no tendrás tiempo de quemar, sino que te irás a la cama en pleno proceso de digestión y no dormirás adecuadamente.

Fuente: Viú / El Comercio / Perú / GDA

Escrito por
Más de Eme de Mujer