La columna de los dientes: “Realmente creo en la Prevención”

A pesar de ser una de las enfermedades que se pueden prevenir más fácilmente, la caries dental sigue siendo una gran preocupación para la salud en todos los grupos de edad de todo el mundo.

Nuestro Departamento de Odontopediatría (Odontología en Niños) que dirige la Dra. Cristina Gerla, trabaja mucho en esto con especialistas clínicos de alto nivel.

Publicidad

Los niños muy pequeños especialmente se ven afectados por muchas razones, que son el foco de investigación de los dentistas como la Prof. Ece Eden.

En el Departamento de Pedodoncia (Pediatría Odontológica), Eden da clases y supervisa a estudiantes de medicina y odontología, además de dirigir numerosos proyectos científicos y hablar en congresos internacionales como las conferencias que ha impartido, en el Congreso Mundial de la Federación Dental Internacional (FDI) que tuvo lugar esta semana en Buenos Aires. Aquí va parte de la entrevista hecha por Monique Melher en Buenos Aires a la Dra. Eden.

Caries, un tema poco comprendido (por dentistas y pacientes)
La caries dental es la enfermedad más prevalente de todas las edades, con síntomas del proceso que causa lesiones cariosas. Los dentistas de todo el mundo se enfrentan principalmente a las consecuencias de la caries dental en lugar de tratar la enfermedad en sí y se les educa más en el trabajo de restauración como la parte más importante de la rehabilitación oral.

Sin embargo, como dentistas, tenemos que entender la causa de la enfermedad de la caries dental y necesitamos utilizar este conocimiento para proporcionar la atención necesaria a nuestros pacientes para una mejor salud oral.

Por otro lado, hoy en día, somos conscientes de que la salud oral es uno de los principales factores determinantes del bienestar y la salud en general.

Aunque la evidencia científica actual ha demostrado la importancia de la salud bucal, todavía estamos lidiando con la caries como la enfermedad oral más prominente en la actualidad.

Por lo tanto, nosotros, como la generación actual de dentistas, debemos educar a nuestros pacientes y, especialmente, tratar de obtener la conformidad del paciente para el éxito en nuestra rutina diaria.

De esta manera, nuestro objetivo de proporcionar salud y lograr dientes funcional y aptos para toda la vida, se puede lograr. Con todo esto en mente, hablé sobre cómo podemos manejar esta tarea desafiante de prevención de caries en niños pequeños en mi primera conferencia y en diferentes situaciones en mi segunda presentación.

Factores de riesgo de caries en la infancia
La afección que hoy llamamos caries de la primera infancia anteriormente se conocía como caries de biberón o caries de enfermería, atribuyéndola a prácticas de alimentación inadecuadas.

Sin embargo, múltiples factores etiológicos están involucrados en esta enfermedad en estadio temprano. Además de los factores dietéticos, la falta de higiene oral, la falta de exposición al flúor y los defectos del esmalte son algunos de los principales factores.

Los inmigrantes y los niños de entornos socialmente desfavorecidos y de bajo nivel socioeconómico, que tienden a tener prácticas de alimentación inadecuadas, tienen un mayor riesgo de desarrollar caries de la primera infancia y su forma grave.

Está muy claro que hay muchos determinantes y factores diferentes del estado de riesgo elevado de nuestros niños. Necesitamos delinear todos estos factores para desarrollar programas de prevención individuales o públicos para abordar el problema global de la caries.

Sigue siendo un problema la caries hoy
Las presiones socioeconómicas han obligado a más madres a trabajar, cambiando la estructura familiar y haciendo que los abuelos o niñeras asuman la responsabilidad de cuidar a los niños en el hogar.

Estas generaciones consumieron más alimentos cariogénicos con azúcar sin ninguna mejora en las prácticas de higiene oral. Ni los abuelos ni las madres son conscientes de la importancia de las prácticas de higiene oral inmediatamente después de la erupción del primer diente.

Todo esto ha contribuido a la alta prevalencia de la enfermedad en los niños. En los últimos años, más niños con la forma severa han sido llevados a clínicas a edades más tempranas, para recibir la atención adecuada.

El resultado de la enfermedad causa pérdidas para la comunidad, además de afectar la calidad de vida de los niños afectados y sus familias. La situación es capaz de generar desórdenes sociales y de comportamiento, y baja autoestima, y tiene un impacto financiero.

Las estrategias dirigidas deben incluir varios grupos de partes interesadas, tales como odontólogos y formuladores de políticas.

Un enfoque común de los factores de riesgo para las enfermedades no transmisibles para vincular la prevención de la caries con la higiene y el control de la obesidad y la diabetes es una buena oportunidad de aprovechar.

Educar a las futuras madres, padres, educadores y profesionales de la salud ayudará a prevenir la enfermedad. Las precauciones basadas en la sociedad deberían incluir el etiquetado de salud en bebidas y alimentos potencialmente cariogénicos.

Conclusiones
El dentista debe controlar cuidadosamente el desarrollo de lesiones cariosas y el equilibrio entre la desmineralización y la remineralización debe ser controlado.

Educar a las madres, que juegan un papel muy importante en proporcionar higiene oral y una dieta adecuada para los niños, es obligatorio.

A nivel mundial, debemos promover la conciencia, en particular, de la prevención temprana de la caries y, por lo tanto, de la salud oral.

Fuente principal: Entrevista a Dra. Ece Eden, por Monique Mehler, Dental Tribune International, 7 de septiembre de 2018

Escrito por
Más de Eme de Mujer