La columna de los dientes: Láser con Implantes, una combinación ideal

La columna de los dientes: Láser con Implantes, una combinación ideal

por Álvaro Heller*

Ponerse uno o más implantes es una decisión dura de tomar. Lo que entendemos por colocación de implantes, puede traernos a la mente experiencias (nuestras o de otros) de dolor, sufrimiento y un post operatorio complicado. ¿Podemos evitarlo?

Las técnicas han mejorado tanto que es asombroso cuando el paciente sale sin dolor, sin edema y en pocas horas continúa su vida normalmente. Y con un excelente implante.

¿Cómo es el método ideal?

Primero que sea fácil, rápido y que no moleste nada (¡ni hablamos de dolor!). No siempre se logra en un 100%, pero nos acercamos mucho. Te damos tres elementos ideales: Guía Quirúrgica, PRF con Células Madre y Láser.

¿Cómo es esto?

Usar una guía quirúrgica

No siempre es necesaria, y hay veces en que no debe usarse. Eso lo decide la especialista.
¿Cómo es? Te escanean la boca, y por impresión 3D se crea una placa transparente que incluye unos aditamentos metálicos que se coloca en boca por donde se colocan los implantes: un mínimo orificio (técnica Flapless digital mejorada).

Usar tu propia sangre

Te saca el experto un poco de sangre. La procesa y logra dos cosas Fibrina y Leucocitos (L-PRF). Con eso arma membrana o injertos si los necesitás. Además lleva a la zona del implante Células Madre Multipotenciales que se transforman creando todo lo que se necesita, y regenerando tus propios tejidos.

Usar láser para regular y mejorar

Luego de terminado (a veces antes) se colocan unos segundos de láser terapéutico (una luz que no vemos, pero para la que necesitamos protección con lentes especiales grabados).

El láser regenera tejidos (hueso, nervios, encía, y todos), activa a las células madre para logren mejor y más rápido su transformación, hace que el organismo cree un mejor hueso para que el implante quede más firme, ayuda al L-PRF, así como este ayuda en la neoformación del hueso y demás tejidos.

Lo más importante, es que el láser produce ANGIOGÉNESIS: formación de nuevas arterias y venas, súper necesarias para que los nuevos tejidos alrededor del implante crezcan y vivan saludables.

En general esto no es mencionado, y muy poco se maneja a nivel académico, pese a estar ampliamente comprobado (ver aquí 2718 artículos científicos). Pero es muy útil saberlo y aplicarlo.

Claro. Todo esto es diferente a como se hacía antes. Aunque, nobleza obliga, un par de precursores como el Dr. Gustavo Sales y el Dr. Juan Carlos Abarno, comenzaron el camino y nos lo enseñaron. Mi agradecimiento a ellos.

“La humanidad avanza gracias no solo a los potentes empujones de sus grandes hombres, sino también a los modestos impulsos de cada hombre responsable”,  Graham Greene.

El resultado es confort, perfección y seguridad. Salimos caminando con una sonrisa.

*El doctor Álvaro Heller, es odontólogo, director de BioSmile y columnista de Eme de Muje

Compartir