¿El queso es malo para el corazón?

Un estudio reciente, que analizó 29 investigaciones previas sobre el tema, aseguró que la relación entre el consumo diario de lácteos y la salud es positivo. Pero esta conclusión está siendo cuestionada por diferentes motivos.

Un primer problema radica en que el metanálisis fue solo observacional, no se realizaron pruebas que permitan determinar causalidad. Incluso los científicos decidieron no considerar una investigación en la que los participantes manifestaron padecer enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Ver más: ¿Por qué necesitamos sacarle fotos a todo?

Otro punto por el que tener reparo, y no menor, es que el estudio fue financiado por organizaciones relacionadas con la industria láctea.

Pero el error más importante se desató al tomar a los lácteos como una única categoría, sin distinción de productos como leche, yogurt, quesos, etcétera. Así fue como se determinó que estos alimentos no son ni buenos ni malos para el corazón. Error.

Estudios que obviaron demuestran que las grasas saturadas que tiene el queso aumentan indefectiblemente el colesterol y, en consecuencia, el riesgo de sufrir un infarto. La clave no es eliminar el queso de nuestra dieta, sino preferirlo en sus versiones magras y comer porciones pequeñas.

Publicidad