¿Tenés rosácea? Tomá nota de estos consejos

Inicialmente puede manifestarse con cierto enrojecimiento facial, bultos, pústulas o vasos sanguíneos dilatados que aparecen en la nariz, mejillas, barbilla, frente o parpados. Sin embargo, si la condición se vuelve semi-permanente, pueden aparecer telangiectasia, quemazón, picazón y ardor.

“La rosácea es una enfermedad que afecta a más de 45 millones de personas, en especial a aquellas de piel blanca. Aunque comienza entre los 30 y 60 años, tiende a ser más común en las mujeres; y más durante la menopausia”, explica el Dr. Edwin Gonzalez, médico cirujano especialista en medicina fotónica.

Ver más: Si sufrís de rosácea, evitá estos alimentos

Principales síntomas

  • Enrojecimiento de la cara
  • Tendencia a sonrojarse o ruborizarse con facilidad
  • Incremento del número de vasos sanguíneos aracniformes de la cara
  • Nariz bulbosa y enrojecida
  • Erupciones cutáneas similares al acné
  • Sensación de ardor de picazón en la cara
  • Ojos irritados, lloros o inyectado de sangre

Si bien no se conoce las causas que la originan, los investigadores opinan que ocurre cuando los vasos sanguíneos se expanden con facilidad; y que también es una condición hereditaria.

“Los desencadenantes varían de persona a persona, pero entre los factores de riesgo se pueden incluir: el viento, los baños calientes, el clima frío, productos específicos para la piel, ejercicios que produzcan sudoración abundante y otros. Esta enfermedad puede estar asociada con otros trastornos cutáneos (acné y seborrea); incluso o con trastornos oculares (blefaritis y queratitis)”, afirma el Dr. González.

Publicidad

En caso de que tenga rosácea es recomendable:

  • Evitar la exposición solar, las camas bronceadoras y los productos bronceadores
  • Utilizar protector solar
  • Evadir calor o ambientes con temperaturas extremas
  • Evitar agua y alimentos calientes
  • Mantener una dieta libre de aliños, alcohol y cafeína
  • Consumir de manera moderada chocolates, nueces, almendras y quesos maduros.
  • Evadir masajes y frotes de la piel

Tratamientos dermo-cosméticos
La rosácea rara vez desaparece sola; es por ello que existen tratamientos que ayudan a controlar y disminuir la apariencia de esta enfermedad.

  • Láser Neodimio-Yag. Funciona enviando un haz de láser directamente sobre la hemoglobina; lo cual conduce a la desaparición de los vasos sanguíneos visibles, lesiones vasculares o arañitas.
  • IPL (Luz pulsada intensa). Contribuye a eliminar los vasos sanguíneos más gruesos que se encuentran en la parte más superficial de la piel. Antes de someterse a cualquier tratamiento, es importante acudir a un especialista en el área.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer México

Escrito por
Más de Eme de Mujer

¿Por qué sentís que te late el ojo?

Entérate por qué suceden estos fastidiosos movimientos involuntarios en la zona de...
Leer más