Conocé Padres sin autoridad, hijos sin rumbo

Hay escuelas para centenares de oficios. Antes bien podría decirse que había clases para todo, menos para ser padres. Si bien la psicóloga Fanny Berger no lleva a los progenitores al aula, su trabajo Padres sin autoridad, hijos sin rumbo es de gran ayuda.

“Los adultos buscan herramientas para mejorar el vínculo con sus hijos en las distintas etapas de su vida: preescolar, escolar y adolescencia e incluso de adultos”, explicó la autora que transmite en este trabajo pautas, lineamientos e ideas para buscarle la vuelta a las dificultades más frecuentes en cada etapa.

Publicidad

Según Berger, “lo más importante es que cada padre tome conciencia de lo que le sucede emocionalmente frente a su hijo” porque solo así los conceptos que transmite el libro pueden ser útiles.

“Un hijo es como un maestro que oficia de espejo, que devuelve aspectos de cada padre que están en forma inconsciente en su mundo interior. Aunque resulte difícil reconocer ciertos rasgos de carácter propios que no gustan—e incluso permanecen ocultas durante años— éstos pueden despertarse con el nacimiento y crecimiento de un hijo”, explicó la profesional. “Un padre podrá molestarse con el carácter testarudo de su hijo, pero deberá preguntarse por su propia testarudez”, ejemplificó.

Más allá de recomendaciones —como la de evitar emitir juicios— el libro recopila preguntas que la psicóloga ha contestado a padres de niños preescolares, escolares, adolescentes y de familias ensambladas teniendo en cuenta que las situaciones y dificultades pueden aparecer en cualquier momento del desarrollo.

“Hay que estar preparado para enfrentar las situaciones de la mejor manera posible, sabiendo que a veces es difícil”, indicó Berger y aconsejó integrar distintos aspectos de la realidad con miras a fortalecer el vínculo entre padres e hijos.

“Los seres humanos no somos máquinas que obedecen órdenes sin afectos. Al contrario, en las relaciones afectivas con hijos, padres y parejas, se despiertan sentimientos muy intensos que en ciertas circunstancias dominan la razón, el mundo emocional, e influyen en las conductas y en las reacciones”, advirtió.

“Los padres son como un resorte que va hacia sus hijos y hacia sus propios padres; ambos extremos son importantes y están interconectados. Los hijos son disparadores de la propia historia personal de los adultos que cuando no fue elaborada, reactivan los vínculos con quienes les dieron la vida y los criaron”, señaló la autora.

Las reflexiones expresadas en este trabajo integran la teoría con años de práctica profesional, aportan una visión sobre qué ocurre en el vínculo padre-hijo y ofrece herramientas psicológicas para mejorar esa relación.
“Este libro no pretende ser un ensayo teórico, sino un manual, una guía a la que todo padre pueda recurrir en momentos de dificultades con sus hijos o para corroborar si está bien orientado en su educación.

Paso a paso.
En el primer capítulo se describen conductas como la “preguntitis” crónica. “Los padres comparten sus dudas y consultan de todo a sus hijos. Esa actitud lleva a que sean percibidos como adultos débiles, que no se hacen cargo de sus decisiones y comparten la responsabilidad con los pequeños. Los elogios y premios exagerados, sus consecuencias negativas en la formación de la personalidad de los pequeños integran este capítulo.

En el segundo, la autora explica la etapa preescolar y responde las interrogantes más frecuentes. “Son momentos del desarrollo en el que se presenta una exploración de las distintas habilidades motrices, el lenguaje, la interacción social, el pensamiento mágico, los miedos que el niño puede verbalizar, entre otros aspectos”, destacó Berger.

El tercer apartado profundiza en la etapa escolar y sus problemas y contesta nuevas interrogantes. “Las inquietudes, a esa altura del desarrollo del niño, giran en torno al rendimiento escolar y las habilidades sociales para relacionarse con sus pares y con el mundo adulto”, graficó la experta.
La adolescencia y sus características se tratan en el capítulo cuarto. Las preguntas y respuestas orientan a quienes tienen hijos en una etapa marcada por rebeldía y confrontación. Las adicciones y las autolesiones son parte de este apartado.

“Los tuyos, los míos y los nuestros”, son el quinto capítulo. Trata sobre las familias ensambladas, con hijos que provienen de otros matrimonios, que suponen nuevos desafíos para la convivencia e implica nuevas responsabilidades. En tanto, el capítulo seis el tema es la influencia de las nuevas formas de reproducción asistida.

“Con la intención es construir un puente entre teoría y práctica, realicé una selección de las interrogantes que me han formulado padres de niños de diferentes edades, a través de los columnas, programas de radio y televisión y también incluyo mis respuestas porque siento que complementan el eje central de este libro”, explicó la autora.

“Las respuestas son sugerencias, ideas, lineamientos generales que ayudan a pensar juntos cuál puede ser la forma de vivir mejor, atendiendo a todos, grandes y chicos. No son recetas que se puedan copiar automáticamente”, remarcó.

Las preguntas pueden ser disparadores para nuevas interrogantes, para pensar posibles soluciones a las dificultades que se presentan en la vida cotidiana. “Cada uno se conoce a sí mismo, tiene clara idea de cómo puede reaccionar y sabe del tesorito que habita en su casa”, aclaró Berger y remarcó que es vital que los padres sepan que no están solos.

“Hay miles de padres que viven la misma situación, tienen los mismos problemas y buscan mejorar el vínculo con lo más querido que tienen: sus hijos”, concluyó. “Todo padre posee una sabiduría interior que muchas veces está oculta, sin que se tenga conciencia de esa fortuna. Mediante una reflexión compartida, pretendo que se conecten con ella para encontrar la energía y la fuerza para educar a sus hijos en la alegría”, resumió.

Escrito por
Más de Silvana Nicola

Conocé Padres sin autoridad, hijos sin rumbo

La psicóloga Fanny Berger brinda herramientas para la crianza
Leer más