Ordená tu escritorio en un tris

Ordená tu escritorio en un tris

Por María Gabriela Cartaya

Einstein argumentaba que el desorden es un signo de una mente creativa; y, aunque hay varias teorías que lo secundan, es muy poco estético. Si sos de las que posterga esta tarea, hoy te contamos cómo organizar tu escritorio en cuatro simples pasos y de una manera alternativa que no solo se centra en “archivar”.

Buscá la alegría

Marie Kondo, experta en organización y una de las autoras más leídas en la actualidad, sugiere empezar despejando el espacio. Para ello deberás sostener en tus manos cada uno de los objetos que tengas; si estos no te inspiran alegría –o te afectan positivamente–, descartalos.

via GIPHY

Lo que queda

El segundo paso para organizar tu escritorio es limpiar y distribuir lo restante. Después que limpiar el polvo de la superficie, empezá con tu computadora. Crea un sistema sencillo, con carpetas por mes o proyecto, otras para las imágenes de respaldo y documentos personales.

A continuación, hacé pequeñas pilas con los libros, cuadernos de notas y post-its. Acordate, mientras más “blanca” esté tu estación, mejor rendirás. Tené todo a la vista, pero no en la misma línea de tus codos, o sentirás que no podés moverte.

via GIPHY

Inspiración

Organizar tu escritorio también pasa por personalizarlo. No solo es importante que tengas un portalápices, también algunas fotos y quizás algún juego mental. Los detalles naturales, como las mini plantas o un arreglo natural, siempre alegran el día; además que tienen probados beneficios para la salud y productividad.

via GIPHY

Ritual diario

Sabemos que la dinámica de trabajo varía –y mucho- de una oficina a otra. Por eso, debes ser tú quien cree un ritual, ya sea al inicio o al final del día, para mantener todo el esfuerzo que hiciste. Organizar tu escritorio incluye guardar en los cajones el cable USB, audífonos, y hasta pasar una servilleta para sacar las migas del snack de media tarde.

via GIPHY

TIPS EME

Si compartís el escritorio, una forma sencilla de darle tu toque es con imanes.
Trabaja con una paleta de colores que no desentonen con los corporativos.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer Venezuela

Compartir