Carolina Herrera y Agatha Ruiz de la Prada toman la NYFW

A model presents creations from the Carolina Herrera Spring/Summer 2019 collection during New York Fashion Week in New York, U.S., September 10, 2018. REUTERS/Shannon Stapleton FASHION-NEW YORK/CAROLINA HERRERA

La firma Carolina Herrera atrajo el lunes todas las miradas de la Semana de la Moda de Nueva York con la presentación de su primer desfile después de que su fundadora anunciara que se retiraba como directora creativa el pasado mes de febrero.

El evento, celebrado en el New York Historial Society, fundado en 1804 como el primer museo de la Gran Manzana, fue el debut como autor de la propuesta de la casa de moda del joven modisto Wes Gordon, de 31 años.

Publicidad

La colección de Gordon destacó por su carácter colorido y floral, que dio continuidad a la sofisticación y feminidad de la firma, a la vez que representaba a una mujer atrevida, intensa, fuerte e independiente.

Para la temporada primavera verano 2019, el modisto apostó por estampados florales, lunares, volantes y voluminosas mangas para decorar sus prendas, en las que destacó el uso del amarillo mostaza, verde musgo, varios tonos de rosa y, por supuesto, el blanco y el negro.

Los vestidos florales fueron unos de los grandes protagonistas del día, confeccionados con materiales ligeros que aportaban fluidez a la prenda y diseñados con tiras o retales de distintos estampados en tonos azul cielo, rojo y amarillo.

La casa de moda insertó toques retro con botas hasta la rodilla, acabados en punta y con una caña ancha decorada con flores, que combinó camisas o americanas largas sobre faldas cortas.

Estas, las faldas y vestidos cortos, fueron uno de los elementos más novedosos sobre la pasarela de Carolina Herrera, que hasta no acostumbraba a mostrar demasiada pierna.

Para el verano, incluso se atrevió Gordon con pequeños conjuntos de punto calado en un tono anaranjado, complementados con una pequeña chaqueta, botas altas y un largo y fino cinturón que colgaba por la pierna.

También se vio cierta influencia folclórica con varias capas de volantes en los bajos de vestidos de lunares en tonos negros y blancos, tanto cortos como de largo midi.

Las mangas voluminosas jugaron un papel fundamental en los diseños de Gordon para las prendas formales e informales, de noche o de día, que utilizó sobre todo en una serie de vestidos blancos con discretas transparencias en la sección superior.

Como es habitual, los vestidos de gala tuvieron especial protagonismo en la pasarela, en los que utilizó telas satinadas en diseños amplios y voluminosos que dejaban sólo a la vista los hombros de la mujer con acentuados escotes barco.

En amarillo mostaza, negro, o coloridas franjas anchas azul cielo, rosa asalmonado, y verde musgo, las lujosas prendas, con algunos bordados florales, arrastraban abultadas colas que daban una pincelada majestuosa.

Asimismo, destacaron sobre la pasarela elegantes monos en verde musgo con cuellos de camisa, ajustados a la cintura pero de pantalones muy anchos y fluidos, y más estampados florales.

Al desfile de Gordon, que trabajó como consultor creativo de Carolina Herrera durante un año antes de conocerse su nombramiento, asistieron las modelos Hailey Baldwin y Lily Aldridge, así como la “socialité” Olivia Palermo.

REUTERS
REUTERS
REUTERS
REUTERS
REUTERS
REUTERS
REUTERS
A model presents creations from the Carolina Herrera Spring/Summer 2019 collection during New York Fashion Week in New York, U.S., September 10, 2018. REUTERS/Shannon Stapleton FASHION-NEW YORK/CAROLINA HERRERA
REUTERS
REUTERS

Entre lo cubano y lo contemporáneo.
La de la firma estadounidense Proenza Schouler, formada por Jack McCollough y Lázaro Hernández, de ascendencia cubana, fue otra de las propuestas destacadas del día con sus diseños inspirados en arte contemporáneo y la cultura urbana.

La casa de moda presentó una colección para una mujer andrógina, con prendas holgadas y de líneas rectas en colores neutros, entre las que se encontraban faldas de dénim anchas y americanas y chalecos holgados combinadas con sencillas camisas de cuello.

Los vestidos también ocultaban buena parte de las curvas de la mujer, con cuerpos rectos y faldas más voluminosas que partían por debajo de la cadera en un desfile en el que predominó la tela vaquera, el maquillaje natural y peinados de look mojado que alejan el cabello del rostro.

Fiesta de color.
Agatha Ruiz de la Prada llevó su fiesta de color y formas, que no tiene reparo en mezclar, y con las que quiere vestir a Nueva York, en el desfile que presentó de su colección primavera verano 2019, en el marco de la Semana de la Moda en la Gran Manzana.

“Estar en el Fashion Week de Nueva York es siempre estimulante”, dijo a Efe previo al primer desfile de moda que se realiza en la sede de Google en esta ciudad, en el vecindario de Chelsea, haciendo así su sueño de llevar su propuesta a este lugar.

“Yo siempre vivo soñando y cuando sueñas se te cumplen”, afirmó para asegurar que ha podido comprobar que eso es cierto.

La diseñadora española abrió la presentación con sus bañadores de una pieza, de diversos colores, una colección compuesta además de pantalones, faldas, flotadores, vestidos ceñidos al cuerpo de línea recta sin mangas a mitad de pierna y otros cortos, pero también sus característicos vestidos tipo michelín y voluminosos, palabra de honor.

Es una colección fiel a Agatha Ruiz de la Prada, que ve la vida a través del color, con sus estampados de flores, de líneas y otros impresos, lentejuelas y su distintivo corazón en las piezas y que también llevaron las modelos como adorno en su cabeza.

La modista quiere llenar con su arcoiris a la Gran Manzana, donde asegura “hay un movimiento procolor” que dice no existía hace diez años. Ruiz de la Prada llegó a esta ciudad hace doce años cuando tuvo dos tiendas.

Sus modelos salieron a la pasarela con juveniles trajes de baño, algunos mcon mangas tipo globo, al ritmo de “Tengo el corazón contento”, del argentino Palito Ortega, y otra música en español de la década de los 60, mientras contorneaban su cuerpo y lanzaban besos al público. Sobre los bañadores, chaquetas deportivas de lentejuelas.

Luego llegaron los vestidos cortos con lunares, sobre la rodilla con volante amplio y manga tres cuartos, de líneas rosas adornado con labios y un ojo con un corazón, muy surrealista.

También una falda pantalón corta con franjas amarillas y blancas con una blusa rosada de estampados, porque no teme desafiar la tradición mezclando formas y estilos, un vestido tejido blanco adornado con plumas amarillas sobre el busto, pero también otros de estilo clásico.

EFE

Ruiz de la Prada aseguró que se trata de una colección “muy especial”, hecha con telas de cortina, inspirada en una escena de la película “Sonrisas y lágrimas” de Julie Andrew, en que la protagonista hizo lo mismo.

Afirmó que optó por este tejido por sus estampados, “porque se cose bien y para mi es importante que tengan volumen” y ha resultado “fenomenal”.

“A mi me gusta siempre estar haciendo ejercicios sobre el mismo tema pero adapándolos a los momentos siempre con mi estilo porque es importante ser fiel a ti mismo”, argumenta.

“Mi ropa tiene un estilo que no pasa de moda pero siempre tienes que darle un toquecito”, agrega. Para ella la ropa debe ser cómoda, elegante “fashion”, que sea moderna.

La diseñadora aseguró además a Efe que lo importante de la moda “es que vas contando como una historia que vas adaptando como tu vida, que a veces hay momentos que crees que las cosas se van estropeando pero es al revés, se van arreglando y ahí vamos cambiando”.

Ruiz de la Prada presentará además su propuesta mañana como parte de los eventos de Diseñadores de Moda Latinoamericanos, a los que se unió hace dos años, y a los que considera “como una familia”.

El evento, que comenzó a realizarse hace nueve años en el corazón de la comunidad dominicana, en Washington Heights, ha crecido y cambiado su nombre, de sede y reúne a modistos de variedad de países latinoamericanos que buscan darse a conocer en Nueva York, una de las meca de la moda.

Este año participan Venezuela, Chile, Bolivia, Colombia, El Salvador y España con Francisco Sáez, que esta noche, durante la conferencia de prensa de apertura aseguró que bajará las estrellas del cielo para llevarlas a la pasarela.

Sáez presentará su colección en el mismo evento que Ruiz de la Prada.

Fuente: EFE