Fendi con mujeres guerreras, Armani en el aeropuerto y Prada las rodillas, moda en Milán

Models present creations for Fendi fashion house during the Women's Spring/Summer 2019 fashion shows in Milan, on September 20, 2018. / AFP / Andreas SOLARO FASHION-ITALY-WOMEN-FENDI

Fendi presentó este jueves una colección a lo Lara Croft, para una mujer guerrera y chic, en el segundo día de la semana de la Moda de Milán, marcado por un gran espectáculo de Emporio Armani en el aeropuerto.

En los locales de la fundación Prada, la ilustre casa puso la música tecno a todo volumen para presentar unos looks aparentemente clásicos y pulcros que terminan por desvelar sus resquebrajamientos, desgarros y aperturas buscadas por Miuccia Prada para representar dicho enfrentamiento.

Publicidad

“Quise jugar con todos los clichés típicos del vestuario femenino, la falda de tenis, el gabán, las diademas de dama, la camisa de paño… y desgarrarlos en los codos y en la espalda para mostrar el contraste de la mujer fuerte que Prada siempre quiso inspirar y representar”, declaró la creadora a la AFP al margen del desfile.

 / AFP /
 / AFP /
 REUTERS
 REUTERS
REUTERS
REUTERS
REUTERS
 AFP 

Como de costumbre, lo político y lo feminista fueron el hilo conductor para la casa, “contra el conservadurismo galopante de la moda”, concluyó la creadora.

La directora de cine Sofia Coppola comentó a la AFP “la fuerza de estas mujeres con aspecto de damas que en realidad son chicas malas”.

Sobre la pasarela pudieron verse también las creaciones de tres mujeres arquitectas, invitadas por la firma para trabajar en el nylon, su material emblemático.

La estadounidense Elizabeth Diller presentó un bolso-funda para proteger los abrigos que puede convertirse, cuando se despliega, en un abrigo impermeable.

En el caso de Fendi, la dupla formada por Karl Lagerfeld y Silvia Venturini Fendi presentó una mujer guerrera, dispuesta a enfrentarse a la jungla urbana, con un vestuario en el que se mezclan lo pragmático y lo exótico.

AFP 
AFP 
 AFP 
 AFP 
AFP 
 AFP 
AFP 
AFP 
.REUTERS
REUTERS
 REUTERS
AFP 
AFP 
AFP 
 AFP 
 AFP 

“Competente, práctica y sensual”
Tanto las chaquetas como los cinturones de la colección de la casa romana llevan bolsillos y pequeños bolsos, con cremalleras, que resultan tan prácticos como estéticos. Los tejidos cuentan con microperforaciones para respirar y las formas son masculinas.

Las siluetas son gráficas, gracias al uso de corsés de cuero o popelina.

La casa flirtea aún con las influencias deportivas, con corpiños técnicos o mallas de ciclistas que se combinan con camisas largas.

La colección terminan de completarla los abrigos bomber fluidos, largos o cortos, las faldas plisadas o estampadas con el logotipo FF, y con una paleta que abarca los colores salvia, coñac, mandarina o arena.

“Me gusta la mezcla entre rigidez, estructura y fluidez de la colección, pensada para una mujer competente y práctica al mismo tiempo que sensual”, explicó a la AFP Delfina Delettrez-Fendi, hija de Silvia Fendi y creadora de su propia línea de joyería.

Como de costumbre, entre el público había numerosos “influencers”, como la italiana Chiara Ferragni, quien tiene 15 millones de seguidores en Instagram, o la estrella del hip hop Niki Minaj, bajo la mirada del nuevo jefe, Serge Brunschwig.

Concierto en el aeropuerto
Por la mañana, Max Mara había presentado también una colección para una mujer amazona, dispuesta a atravesar el desierto o la sabana. Las prendas van estratificadas, para cubrirse como los beduinos, y en los colores se superpone un tono sobre otro: arena, ocre, verde, gris.

Algunas de las modelos llevaban la cabeza cubierta por un velo, a modo de hiyab. Los bolsos se llevan en bandolera, una opción definitivamente práctica.

El día terminó con el desfile de Emporio Armani en el aeropuerto de Milán-Linate. La elegante multitud se dispuso como si estuviera haciendo cola en los mostradores de registro antes de pasar los controles de seguridad, cruzar la terminal y terminar bajando a la pista para descubrir el hangar, transformado en un escenario.

 AFP 
AFP 
AFP
 AFP 
AFP 
 AFP
 AFP 
 REUTERS
REUTERS
 REUTERS
REUTERS
AFP
 AFP 
AFP 
 AFP 
AFP

Un desfile en el que se presentaron 190 trabajos que mantuvieron en suspenso a los amantes de la marca, cuyas reacciones fueron dignas de un concierto de rock, mientras que los aviones seguían despegando como telón de fondo. Concierto hubo, con la aparición sorpresa de un Robbie Williams riéndose de sí mismo.

“Quizá se acuerden de mí, soy Robbie Williams, de los años 1990”, lanzó, antes de protagonizar un concierto de una hora que transformó al público de los desfiles, habitualmente serio, en unos fans descontrolados cantando a coro.

Fuente: AFP