Lo que pasó en el finde de la Semana de la Moda de Nueva York

Desfile de Kate Spade. Foto: EFE

El viernes la fastuosa noche de la firma Ralph Lauren, con la que celebró su 50 aniversario con un elegante desfile y una lujosa cena, se convirtió en la protagonista de la segunda jornada de la Semana de la Moda de Nueva York, en la que también presentaron sus colecciones Kate Spade, Monse y Raúl Peñaranda.

En el histórico desfile de Ralph Lauren, que se celebró en el espectacular Terraza Bethesda, se mostraron decenas de modelos en un “show2 en el que, por primera vez, se presentaron conjuntamente la colección de mujer, la de hombre “Doble RL” y la de Polo Ralph Lauren para hombre, mujer y niño.

Publicidad

“Para mi 50 aniversario, quería crear y compartir una pasarela profundamente personal y que representara la suma de los estilos en los que siempre he creído: personal, auténtico y eterno, en un lugar tan neoyorquino por excelencia y tan especial para mi: el Central Park”, dijo el modisto en un comunicado enviado a la prensa.

En la colección para mujer, Ralph Lauren quiso rendir tributo a la heroína atemporal con un estilo definido por la fortaleza, la individualidad, la libertad de expresión y una sofisticación moderna.

De ahí el uso de grandes camisas de franela combinadas con faldas formales, vestidos de terciopelo con abrigos de paño de estampados tribales, y un buen número de botas estilo vaquero, jerséis de punto y capas y sensuales vestidos que simulaban colchas de retales.

Al gran evento acudieron una larga lista de celebridades como Anne Hathaway, Iman, Jessica Chastain, Kanye West, María Sharapova, Oprah Winfrey, Robert Deniro, Steven Spilberg, Sheryl Crow, Tom Hiddleston y Hillary Clinton.

También se unieron a la fiesta grandes diseñadores como Alexander Wang, Calvin Klein, Carolina Herrera, Diane von Fürstenberg, Jason Wu, Tommy Hilfiger, Tory Burch y Vera Wang.

Getty Images/AFP
Getty Images/AFE
Getty Images/AFF
Getty Images/AFP
Getty Images/AFP

Homenajeando a la diseñadora que ya no está.
Por otra parte, tres meses después del suicidio de la diseñadora estadounidense Kate Spade, la firma que lleva su nombre desde hace 25 años mostró en Nueva York una propuesta para la próxima primavera-verano de aires setenteros, con siluetas femeninas, colores pastel y estampados de flores.

En su debut como directora creativa, la escocesa Nicola Glass rindió homenaje a Spade con un camino de purpurina que seguían las modelos al desfilar ya que, según indicaban unas notas entregadas a los asistentes, “ella dejaba un pequeño destello allá donde iba”.

Predominaron en este “show” las siluetas femeninas: vestidos largos, tops y abrigos con la cintura marcada; trajes de pantalón largo y “blazer”, combinaciones de falda recta con suéter, y complementos en forma de pañuelos con lazada al cuello o cubriendo el cabello.

Hubo estampados que remitían al “chic” de los años 70, con flores, geometría y cuadros Príncipe de Gales, así como muchos tonos pastel en amarillo, azul y lila, aunque predominó el blanco en algunos conjuntos.

AFP
AFP
AFP

Nuevos talentos.
Mientras, la joven firma Monse, formada por el dominicano Fernando García y su socia y esposa Laura Kim, presentaron una línea unisex de carácter informal en la que destacaron vestidos camiseros, coloridos ponchos a rallas, y nudos marineros en cinturones, cuellos halter, sandalias y camisetas.

Kim y García, que se han hecho de un nombre en el complejo mundo de la moda, apostaron por prendas holgadas, con pantalones de pata ancha, camisas asimétricas, hombros al aire, y vestidos largos y fluidos con cortes en los laterales.

Nicky Hilton y Paris Hilton acudieron al desfile, pero la que más expectación levantó fue la rapera Nicky Minaj, que rodeada de fotógrafos llegó al lugar del desfile con un llamativo look, formado hoy por un amplísimo escote, un collar de cadena maxi, pelo en un rojo vivo y gafas de sol y labios a conjunto.

El diseñador colombiano Raúl Peñaranda celebró en su pasarela a la mujer con bañadores de brillantes colores, vestidos cortos para cóctel o de corte asimétrico, de cuello redondo y sin mangas, pantalones cortos de lentejuelas negras o largos de líneas de variados colores.

Pero su colección estuvo compuesta en su mayoría por vestidos largos de lentejuelas de línea recta en dorado o plateado, otros en capas en verde chatré o blanco de cola en encajes y pedrería.

“Mis colecciones están inspiradas en emociones personales y esta se llama ‘Celebración’. Es el sentimiento de sentirme cómodo, con paso fuerte en el mundo de la moda en Nueva York”, dijo en entrevista con Efe previo al desfile.

Tercera jornada.
El sábado, el brillo de la casa de moda española Custo Barcelona se mezcló en una variada tercera jornada de la Semana de la Moda de Nueva York con la informalidad y los flecos del primer desfile oficial de Longchamp y la elegancia y feminidad de la firma china Taoray Wang.

Custo Barcelona llevó los destellos de la noche al día en la presentación de su colección primavera-verano 2019 en la pasarela de la Gran Manzana, una cita a la que es fiel desde hace más de dos décadas.

Bajo el título “Aftersun”, las 60 propuestas femeninas de la firma se inspiraron en el “momento más lúdico del verano, que es la noche”, con el vestido como pieza representativa porque es “la que motiva más a las mujeres”, según explicó a Efe su diseñador, Custo Dalmau.

El hilo conductor de la colección fue el brillo, una tendencia por la que Custo apuesta “desde hace un par de temporadas” puesto que “el mercado lo acepta ya no solo como un lenguaje de noche, también para el día”.

Así, sobre la pasarela se vieron prendas que buscaban exponer la la figura femenina a base de destellos, con materiales como el acetato, los laminados metálicos, las lentejuelas holográficas y los apliques acabados en plata, oro y cobre.

Destacó entre las propuestas un mini vestido dorado de profundo escote en uve con flecos que se movían a cada paso de la modelo, complementado con bolsillos a la cadera, en azul metalizado, y cola posterior.

“Tratamos de desmarcarnos de todo lo que hay en el mercado, no seguimos las tendencias e intentamos crear colecciones de piezas inclasificables donde el motor sea la creatividad”, destacó el diseñador catalán.

Además de los vestidos, predominaron los “bodies”, varios de ellos con entramados de tiras para cubrir lo justo y entre los que destacó uno negro, de talle alto y con la imagen de un búho en el centro del torso, entre lentejuelas y flecos, que representaba el “lado más nocturno” de Custo.

Después de 22 años acudiendo a la Semana de la Moda de Nueva York, Custo Barcelona es la única marca española en el calendario oficial y, ante su desfile número 44, reconoció: “Empezamos solos, no había nadie más del país, y nos hemos quedado solos”.

Asimismo, no dio importancia a las bajas de grandes marcas que ha afrontado en los últimos años esta Fashion Week cada vez más descentralizada, porque es un tipo de evento que “va mutando” al ritmo de la “vida que nos ha tocado hoy, que es de mucho cambio”, sostuvo.

Foto: EFE
Foto: EFE
Foto: EFE
Foto: EFE

Primera pasarela.
En el desfile de Longchamp, la primera pasarela oficial que organiza la marca y que tuvo lugar en uno de los pisos superiores del imponente World Trade Center, destacó la presencia de Kendall Jenner, la imagen de marca, Kaia Gerber, hija de Cindy Crawford, la modelo retirada Kate Moss y la actriz Prinyaka Chopra.

La firma parisina presentó una colección con un aire cowboy, con una clara prevalencia de flecos en prácticamente todas sus prendas elaboradas con cuero o ante, ya fuera en faldas cortas, camisas, vestidos, bolsos o sandalias.

También se vieron en el show de Longchamp vestidos amplios, largos o cortos, con estampados tribales o de leopardo combinados con botas y sandalias, en un desfile en el que destacó el rojo teja, el morado, el negro, el beige y el azul eléctrico.

El elemento, sin embargo, que más llamó la atención fue la sandalia estilo romano que recorría todo el gemelo hasta la rodilla, que presentaron con flecos y sin flecos en los colores elegidos para su colección.

AFP
AFP
AFP
AFP
AFP
AFP
AFP
AFP

De la mano de Trump.
Al desfile de Taoray Wang asistió como acostumbra a hacer Tiffany Trump, una de las hijas de Donald Trump, ataviada con un vestido corto de color turquesa de una sola manga de la propia modista.

Wang, amiga personal de Tiffany Trump, ha contado con su apoyo desde hace años y luce frecuentemente sus diseños en los eventos de la Casa Blanca en los que participa.

La diseñadora china presentó una colección femenina y sensual dominada por americanas y camisas de hombros y mangas muy voluminosas, así como grandes cinturones que acentuaban la cintura de las modelos y faldas, vestidos y pantalones que abrazaban las curvas de la mujer.

Cuarta jornada.
Escada celebró hoy su 40º aniversario con el primer desfile de su historia y el modisto Prabal Gurung rindió homenaje a Nepal, donde creció, en la cuarta jornada de la Semana de la Moda de Nueva York, en la que destacó también la propuesta andrógina de BOSS.

La firma alemana quiso conmemorar sus 4 décadas con su primera pasarela, un íntimo show en el edificio Armory de Park Avenue, en Manhattan, en el que se desplegó un escenario que recordaba a un día en las carreras de caballos, con una pasarela de hierba y unos bancos para los asistentes, similares a los de un hipódromo.

La colección del nuevo director creativo de la casa, Niall Sloan, destacó por el uso de colores vivos como el amarillo mostaza, rosa fucsia, azul añil o verde esmeralda en trajes de chaqueta, tanto de falda como de pantalón.

Esos mismos tonos, a los que sumó el rojo y el blanco, los utilizó en combinación con grandes rombos en camisas y vestidos holgados de tela sedosa que recuerdan a los uniformes de los jinetes de competición, así como rayas anchas diagonales para minifaldas y cazadoras estilo bomber.

Pero Sloan no se inspiró solo en los jinetes, sino también en el estilo clásico de la mujer en las lujosas carreras de caballos de los años 80, con vestidos ceñidos a la cintura, americanas o trajes de chaqueta con faldas de tubo, todos ellos estampados con lunares blancos sobre fondo marrón.

Para la noche, Escada se decantó por la combinación del rosa y el negro en fluidas faldas y vestidos de seda, estampados también con lunares, entalladas a la cintura y cadera y con fruncidos que daban movimiento a las prendas.

También destacó hoy en la Semana de la Moda de Nueva York el diseñador Prabal Gurung, que presentó una colección primavera verano en la que rindió homenaje a la tierra en la que creció, Nepal, con una pasarela repleta de las pequeñas banderas de colores que en su país se utilizan para representar plegarias.

La propuesta de este joven popular modisto, para el que desfilaron hoy modelos de la talla de Gigi y Bella Hadid, así como Joan Smalls, Winnie Harlow y Presley Gerber, estuvo completamente dominada por los vibrantes colores de las banderas -azul, rojo, verde y amarillo- y por estampados de motivos vegetales de inspiración asiática.

Gurung hizo desfilar al ritmo de la canción “Dream Baby Dream”, del grupo Suicide, vestidos y faldas de largo midi, en su mayoría, que además de franjas formadas por una combinación de los fuertes colores contaban con volantes en los bajos, plisados o transparencias.

Para la noche, siguió echando mano de una amplia paleta que combinó con negros, a los que sumó brillos y flecos que daban movimiento a las piezas.

Los hombres recorrieron la pasarela de Spring Studios, en Manhattan, con pantalones coloridos de tiro bajo, conjuntos de camisas y shorts por encima de la rodilla decorados con los estampados vegetales, y largas y ligeras túnicas en varios colores.

AFP
AFP
AFP
AFP
AFP
AFP

Sin género.
Otra casa alemana, BOSS, también presentó en Nueva York su propuesta para primavera-verano de 2019 después de la partida la temporada pasada del modisto taiwanés-canadiense Jason Wu, que este año se dedicó a su propia colección.

Aunque la firma no ha anunciado el nombre de un nuevo director creativo, la empresa sí dio una pista de su línea a seguir al explicar recientemente a medios especializados su jefe de marca, Ingo Wilts, que iban a tratar de acercar la colección de mujer y de hombre.

Así, apostaron hoy por una propuesta similar a la de esta temporada de la casa de moda Monse, de carácter unisex, dominada por prendas que pueden vestir tanto hombres como mujeres.

En ese sentido, los hombres salieron a la pasarela con bolsos oversize, pantalones a media pantorilla o por encima de la rodilla, trajes de chaqueta satinados, y un buen número de diseños en rosa empolvado.

Ellas, ataviadas con pantalones holgados, camisas a rayas o con transparencias, americanas oversize, gabardinas largas, sencillas sandalias romanas y algún vestido fluido, pero casi siempre con cuello cerrado.

Fuente: EFE