Se inauguró la Semana de la Moda de Nueva York

Tom Ford inauguró la Semana de la Moda de Nueva York con un desfile retro dedicado a la gloria y las lentejuelas de los años ‘90, buscando acallar críticas de que la fiesta bianual ya no es lo que era.

Más de 230.000 personas arriban esta semana y la próxima la capital cultural de Estados Unidos para asistir a cientos de desfiles y fiestas, en un acontecimiento que se realiza cada febrero y septiembre y contribuye con casi US$900 millones anuales a la economía de la ciudad.

Ver más: Quiénes son las modelos XXL que acapararon la Semana de la Moda de Nueva York

Ford, un texano de 56 años que además de diseñador es director de cine, transformó el miércoles de noche el Armory de la Park Avenue de Manhattan en una pasarela íntima con invitados de la talla de la actriz Julianne Moore y Kim Kardashian, así como las supermodelos de los ‘90 Cindy Crawford y Helena Christensen.

“Espero que atraiga a una clientela más joven”, confió Ford al sitio web The Business of Fashion. “Es un poco más moderna”. Ford puso en la pasarela a modelos en tops de lentejuelas, chaquetas de corte perfecto y monoprendas con escotes y tiro alto. Primaron los colores neutros, aunque hubo también espacio para el rosa intenso.

El show se convirtió en una fiesta para presentar a lo grande su fragancia “Fucking Fabulous”, con mozos sin camisas en shorts deportivos que distribuyeron hamburguesas y cócteles.

Publicidad

Ford aseguró que el show fue “de alguna manera un retorno al espíritu” de sus colecciones para Gucci en la década de los años 90, empleo que lo llevó a la fama mundial.

La marca de lentes, belleza y moda que lleva su nombre avanza por buen camino y obtiene ingresos minoristas por casi US$ 2.000 millones este año.

Fue un atrevido comienzo para la Semana de la Moda que oficialmente comenzó ayer, en momentos en que muchos diseñadores famosos abandonaron Nueva York en favor de Europa y aumenta el debate sobre la relevancia de continuar con los desfiles en la Gran Manzana y la confusión sobre si las colecciones deben mostrar ropa para el calor o el frío.

Oficialmente es la temporada primavera/verano 2017-2018, pero Ralph Lauren y varias otras marcas han cambiado al modelo “mire ahora, compre ahora” lo cual básicamente significa mostrar ropa de otoño e invierno disponible para la compra de manera instantánea.

El impulso para realizar cambios obedece a un intento desesperado de dar al mercado de los millenials lo que quieren: gratificación inmediata en el mundo de las redes sociales donde planificar el vestuario con seis meses de anticipación ya no funciona.

Publicidad

Grandes marcas se despidieron de Nueva York en esta edición. Proenza Schouler, Rodarte, Altuzarra y Thom Brown optaron por París, y Tommy Hilfiger por Londres.

Expertos en moda auguran tiempos de cambio, y una oportunidad para que marcas jóvenes como Monse o Sies Marjan brillen. Otros apuntan a la renovada reputación de Europa como una plaza que tienta con mayor creatividad vanguardista.

Contra el racismo. Los diseñadores estadounidenses se han levantado en armas contra la presidencia de Donald Trump. Algunos han rechazado vestir a su esposa Melania, y en febrero pasado, la política inundó las pasarelas.

El Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos se ha asociado con la Unión por las Libertades Civiles del país (ACLU por sus siglas en inglés) para hacer campaña contra el racismo luego de la violenta manifestación en la que participaron neonazis en Charlottsville, Virginia, el mes pasado, que culminó en un ataque con una joven muerta y decenas de heridos.

“Queremos estar en la línea de frente, no en los márgenes, para luchar con valentía para proteger nuestros preciados derechos y libertades, algo que demanda una renovada urgencia”, dijo el presidente del Consejo, Steven Kolb.

Una escarapela azul es distribuida entre los asistentes de los desfiles con ese fin.

(AFP)

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Esta será la temática de la Gala del MET 2018

La noticia ya está dando que hablar
Leer más