Estudio revela la principal fantasía sexual femenina

Cada persona tiene su propia fantasía sexual, con ellas incluso alcanza orgasmos más intensos. Y aunque no lo creas, un estudio asegura que las mujeres tenemos una en común.

La Universidad de Montreal en Canadá investigó cuál era la fantasía sexual más frecuente entre las mujeres. Con la ayuda de 1.500 voluntarias, preguntaron sobre gustos, preferencias y deseas sexuales.

Publicidad

Los resultados demostraron que para el 60% de las participantes, el sueño sexual más común era ser sometida por su pareja; la mayoría de las respuestas señaló que querían ser sumisas sexuales y dejar que su acompañante haga lo que quiera con ellas.

“Las mujeres que tienen este tipo de fantasías también buscan el papel de dominante en la cama, por lo que los temas sadomasoquistas suelen ser tratados más como una fantasía que como una realidad en la vida sexual de las mujeres debido a los tabúes que en ocasiones existen”, sentenciaron los autores del estudio, Christian Joyal y Amélie Cossette.

Según los investigadores, las personas que tienen fantasías de sumisión también muestran con frecuencia deseos de dominación, es decir, no son excluyentes, sino todo lo contrario. Las acciones que más le gustarían a las mujeres en la cama son: ser esclavizadas durante el sexo (52%), recibir palmadas en el trasero (36%) y ser forzadas a tener sexo (28%).

En segundo lugar en el ranking de fantasías las mujeres manifestaron que querrían mantener relaciones sexuales con tres personas, no importa si son dos hombres, dos mujeres o variados.

Beneficios de las fantasías sexuales
Ayudan a disfrutar y enriquecer la vida sexual. “Explorar a fondo las fantasías sexuales en pareja, y llevarlas a cabo, puede ser de gran beneficio para reforzar una relación íntima, siempre y cuando sean consentidas por las partes involucradas”, comentó la psicoterapeuta y terapeuta de pareja Martha Zúñiga.

Muchas mujeres reprimen sus pensamientos eróticos por miedo de ser juzgadas por su pareja. Pero es importante realizarlas porque no sólo proporcionan mayor placer, sino que eliminan el estrés, aumentan la autoestima y logran un efecto calmante.

“Siempre será de vital importancia la comunicación entre las partes para expresar sus necesidades, deseos y limitaciones. No se trata de suprimir, negar o dejar de disfrutar nuestras fantasías, sino disfrutar a plenitud la sexualidad sin dañar a los demás”, sostuvo el psicólogo y sexólogo Andrei Urosa.

Imagen: Archivo Eme
Podés leer esta nota en Eme de mujer Venezuela

Escrito por
Más de Eme de Mujer