Por qué podrías tener granitos en tu zona íntima

Por qué podrías tener granitos en tu zona íntima

Por Andrea Bouchot

Aquellos que tienen acné, saben que los granitos no se limitan a aparecer en el rostro. Son completamente impredecibles, ya que pueden aparecer de manera inesperada en los lugares menos agradables. Como en tus cola, dentro de la nariz y, por supuesto, en tu zona íntima.

Por fortuna sólo son granitos, nada de qué preocuparse. De hecho, las mujeres tienden a alarmarse, cuando en realidad TODOS podemos tener granos en cualquier lugar del cuerpo donde hayan glándulas sebáceas.

Depilación con cera

La depilación es la principal culpable de los granos vaginales. En teoría estamos llenas de bacterias en la piel, así que cualquier irritación (como retirar el vello con cera caliente) crea una entrada para todas las bacterias.

La cera puede provocar foliculitis, o una inflamación de los folículos. Cuando el vello nuevo empieza a crecer, las bacterias pueden entrar al área… y crear granitos.

Depilación con afeitadora

Resulta que no sólo debes preocuparte de los vellos encarnados y las cortadas a la hora de usar una afeitadora ahí abajo. Al igual que con la cera, la depilación con afeitadora también provoca foliculitis, la cual te vuelve propensa al desarrollo de granitos.

Cuando te depilás, te estás haciendo micro heridas , las cuales pueden introducir bacterias del exterior. Así que en lugar de tener un grano por las bacterias de la piel, introducís bacterias externas.

Sudor

Cuando sudás o tenés una acumulación de humedad, creás un ambiente amigable para el crecimiento de bacterias. Sin mencionar que el sudor puede ocasionar brotes de acné, desde el pecho, hasta la espalda y área vaginal.

Una forma de prevenir que esto suceda es bañándote después de hacer ejercicio para evitar que el sudor y las bacterias saturen tus poros.

Ropa ajustada

Usar ropa muy ajustada puede provocar acné vaginal porque atrapa la humedad en la piel. De hecho, para mantener una buena salud vaginal se recomienda usar ropa holgada con la cual la zona íntima pueda respirar.

Por fortuna hay muchas formas de tratar el acné vaginal. Podés tomar antibióticos orales o aplicar cremas. Claro que, lo ideal es acudir con un ginecólogo para que te recete un tratamiento completo.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer México

Compartir