Cómo Samsung despejó el fantasma del Note 7 en la presentación del Note 8

Cómo Samsung despejó el fantasma del Note 7 en la presentación del Note 8

Por Daniel Ríos*

La presentación del Samsung Note 8 no era una más para el gigante coreano. El Note 7 explotaba en las manos de sus usuarios gracias a defectos en la fabricación de su batería. El desastre fue mayúsculo y algunos incluso pronosticaron el final de la familia Note. Sin embargo, la historia no terminó ahí.

Desde Nueva York Samsung volvió por la revancha sabiendo que el público y los mercados tenían muy presente la aberración que significó el “batterygate” de su modelo predecesor. ¿Cómo resolvió Samsung este “elefante en el salón”? Lo hizo apuntando derecho a lo que estaba en la mente de los consumidores y admitiendo su culpa.

Podría decirse que buena parte de la introducción al evento pasó por pedir disculpas por lo hecho. Samsung simplemente admitió que había desilusionado a sus fanáticos y agradeció el apoyo de quienes, antes de cambiar de compañía, prefirieron volver a utilizar su “viejo” Note 6.

Reconocimiento, agradeciendo y con la promesa de que esto no volverá a ocurrir, Samsung utilizó la receta perfecta para disipar los temas que están en el aire, pero resultan incómodos de tratar. La lección es simple: ir al grano, ser directo y anunciar que se toman medidas para que los errores no se repitan.

¡Bien por la comunicación de Samsung!

 daniel ríosDaniel Ríos es Licenciado en Ciencias de la Comunicación y es director de Post Media Training

Compartir