Sexo rudo, cómo empezar

Sexo rudo, cómo empezar

El sexo rudo no es para cualquiera, pero cada vez hay más y más mujeres que prefieren intentar algo más agresivo al estilo ‘dominante’ y ‘sumiso’ de 50 Sombras de Grey.

Pero lo que significa “sexo rudo” depende enteramente de ti y tu nivel de comodidad. Para algunos, incluirá bondage, y nalgadas, mientras que para otros podría ser algo tan mínimo, como experimentar con una nueva posición.

Hacelo con alguien en quien confíes: Tené sexo rudo con alguien en quien confíes o, mejor aún, con una pareja estable. Además de que habrá más seguridad, te sentirás mucho más cómoda para experimentar tus fantasías y deseos. No lo hagas con un extraño, además de que sería peligroso, esa persona no podría hacerte sentir cómoda.

Discutilo antes: Decile a tu pareja, con anticipación, que querés intentar algo más sexy antes de que saques las esposas. Y tal vez a él le llame la atención también, pero no hay que descartar la idea de que posiblemente se extrañe. Abre la conversación, decile que has pensando en intentar cosas nuevas, y espera su respuesta.

Planealo bien: Es importante que discutan un par de reglas. Éstas dependerán de las actividades a realizar y obviamente de los niveles de comodidad de ambos, pero hay que ser lo más detallistas posibles. Sé clara con los niveles de intensidad que prefieres y qué tanto placer quieres recibir. También sean específicos con los roles y las actividades que quieren intentar y, por si las dudas, queden de acuerdo en una palabra clave para detenerse.

Tomalo con calma: Empezá con una técnica de bondage simple para tener una probadita. Con una bufanda o una corbata, pedíle a tu pareja que te ate a la cama. Luego venda tus ojos y haz que tu pareja estimule tus zonas erógenas con hielo, un vibrador o con su lengua, lo que más prefieras.

Cuando estés lista, acelera las cosas: No hay vergüenza en pedir que le suba a la intensidad. Si no te está excitando mucho lo que hace, pídele que sea más rudo.

Hacé lo que se sienta natural: Después de dar tu consentimiento y asegurar tu seguridad, debo admitir que no hay reglas en cuanto a hablamos del sexo rudo. No te preocupes si no se hacen las cosas como lo viste en el porno, lo importante es que lo disfrutes y se sienta bien. Al final del día, la meta es el placer.

Lo más seguro posible: No hay lugar para el enojo, la frustración o la venganza en la habitación, a menos que sea parte de una fantasía de role play. Es importante que siempre estén al tanto de la comodidad del otro, y si una persona no se siente bien, todo debe detenerse.

Por Andrea Bouchot

Compartir