Apunte de cata: Gran Reserva Carménère 2016; Inaudita reaparición de un cepaje

por Eduardo Lanza*

Bodega: Viña Tarapacá
Origen: Isla del Maipo, Chile
Precio: $ 675

Publicidad

En noviembre de 1994 recorriendo viñedos en Chile, el investigador francés Jean-Michel Boursiquot, advirtió que en muchas parcelas el follaje no era uniforme. Un estudio concienzudo reveló que mezcladas con las vides de Merlot, se encontraban las de Carménère. Una variedad bordelesa extinguida en Francia, a fines del siglo XIX.

El descubrimiento produjo una gran conmoción en el mundo vitícola transandino. Primero fue el remordimiento y la culpa de haber confundido y mezclado, dos variedades tan diferentes. Pero enseguida el humor cambió al realizar, que al país se le presentaba la gran oportunidad de contar con un cepaje tinto, inexistente en el resto del mundo.

Hubo que aprender a manejarlo en el viñedo y por muchos años, los varietales Carménère de casi todas las bodegas, presentaban un aroma herbáceo que le restaban categoría. Ahora y hace ya un tiempo, ese factor se ha corregido y Chile se enorgullece de contar con su propia cepa bandera.

En nuestra reciente visita al país trasandino, pudimos comprobar esta sustancial mejora, en las sucesivas degustaciones ofrecidas por los productores. Una a destacar, fue en Viña Tarapacá que forma parte del grupo San Pedro, segundo en Chile en importancia en producción y exportación de vinos. En Isla del Maipo, a menos de una hora de Santiago, en una zona de serranías, se hallan su bodega y sus viñedos.

De la mano del enólogo Sebastián Ruiz, el grupo de 20 catadores con el que viajamos, pudo degustar los 5 vinos de la línea Gran Reserva. Una vez más nuestra curiosidad iba dirigida especialmente hacia el Carménère. Nos encontramos con un señor tinto, de nivel internacional, que puede competir y hasta superar, a otros que se ubican en el mismo segmento de mercado. De atractivo color guindo, despliega su aroma con franqueza y en boca sabe sabroso y disfrutable. En el almuerzo nos deleitamos con él, en compañía de un cordero asado a la estaca, que nos fue servido en el jardín de la casona del fundo.

sociedad de catadores

*Eduardo Lanza, Fundador de la Sociedad de Catadores

Escrito por
Más de Eme de Mujer