Evitá que el pollo quede mal cocido con estos tips

Por Yessica Mardelli

Para cocinar pollo se usan diversas técnicas, ingredientes y condimentos. Pero en ocasiones cometemos errores que pueden dañar el sabor de este delicioso alimento.

Ver más: Receta de Marian: Chicken Pie

Queda perfecto con cualquier acompañamiento, ya que es una carne muy versátil de cocinar. Sin embargo, muchas veces podemos perjudicar su preparación cometiendo inocentes errores. Mirá los errores más comunes.

No tomás medidas de seguridad
Las carnes de ave son las más delicadas de preparar. Al tocar el pollo con diversos utensilios o superficies, debemos lavarlas muy bien para evitar la contaminación con otros alimentos. Además debés lavarte muy bien las manos después de limpiar el pollo crudo.

Dejarlo descongelar
Generalmente cuando vamos a cocinar un pollo lo dejamos descongelar afuera hasta que esté listo. Pero este hábito solo promueve la propagación de bacterias y podría provocar una intoxicación de alimentos. Si querés descongelarlo sin riesgo de intoxicación alimentaria, colocalo dentro de una bolsa hermética y sumergilo en agua fría.

Publicidad

Retirás los huesos y la piel antes de cocinarlo
Cuando cocinamos el pollo a alta temperatura corremos el riesgo que la carne quede muy seca. Una manera simple para que la carne quede húmeda por más tiempo es dejarla cocinar con la piel y los huesos. Con ello lograrás que la piel contenga la humedad y mientras que los huesos protegerán  del calor excesivo y le darán mayor sabor.

via GIPHY

No secás el pollo antes de cocinarlo
Para lograr que la piel del pollo quede con un delicioso dorado tiene que secarse muy bien antes de cocinarse. De lo contrario, nunca lograrás obtener los resultados deseados.

Usar solo sal y pimienta
Es cierto que son los dos condimentos más utilizados en la cocina, pero ¿por qué no experimentar? El pollo queda muy bien con otros ingredientes y te sorprenderás de las increíbles combinaciones que podés crear. Probá añadir, canela, comino, cúrcuma, hierbas, entre otras.

Publicidad

Temperatura de cocción
Para eliminar todas las bacterias que contiene, es indispensable cocinarlo a una temperatura de 165 ºC. Pero no trates de adivinar la temperatura manualmente porque es probable que obtengas una carne seca. Debés tener un termómetro de cocina para no pasarte.

Usar un mal sartén
Si colocás en una sartén varias piezas de pollo y no dejás espacio entre ellas, harás que tu carne quede sin sabor. Al momento de cocinarlo es necesario que libere vapor y si no tiene espacio no absorberá los condimentos.

Darlo vuelta con frecuencia
Si tenés miedo que el pollo se queme es normal que lo voltees a cada rato, pero es esencial dejar ese hábito. Al hacerlo solo evitás que la piel logre ese tono dorado tan deseado.

via GIPHY

No dejarlo reposar
Al estar listo, lo último que queremos es esperar para comerlo, pero si querés que tenga mejor  sabor deberías hacerlo. Cuando dejás que descanse por 5 minutos después de salir del horno, permitís que los sabores y jugos se incorporen a la carne. Así lograrás tener un pollo más tierno y húmedo.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer USA

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Esta será la temática de la Gala del MET 2018

La noticia ya está dando que hablar
Leer más