Apunte de cata: Icónico Tannat de suelo invertido

por Eduardo Lanza*

Gran Bretaña tiene una larga tradición de periodistas especializados en el vino, con sus columnas semanales en los principales periódicos y radios. También hay revistas dedicadas al sector y Decanter Magazine – fundada en 1975 – es pionera y reconocida como una de las más prestigiosas. Al principios su interés iba hacia los vinos europeos y los de Oceanía. O sea, los más accesibles para sus lectores, la mayoría británicos pero también para sus suscriptores estadounidenses. Luego y a medida que otros países se unieron al club de los vinos finos, los chilenos y argentinos también comenzaron a figurar. Hoy el Cono Sur de América es cada vez más conocido en este mundo y eso hizo que el consejo editorial de la revista le dedicara su edición de octubre a nuestra región.

Publicidad

Uruguay no podía faltar con sus vinos en este número especial y a Sarah Jane Evans se le encargó la cata de una gran muestra de 72 Tannat. Fueron enviados por INAVI a las oficinas londinenses de la revista, luego de acordar el volumen y las características del envío. De ese lote Sara calificó 18 etiquetas con 90 puntos o más, acompañados de los comentarios y apreciaciones de rigor. Ella dirige la revista e integra su comité de cata, viaja a menudo y tiene sin duda un prestigio relevante en el mundo del vino. Ha escrito un libro sobre los vinos de España y se interesa especialmente en los de las Américas del Norte y del Sur.

A Alistair Cooper, otro reconocido periodista le tocó reseñar algunos vinos que eligió y bautizó como “icónicos”, encarando esta categoría desde una mirada no tradicional. Entre ellos, el Suelo Invertido Tannat de Famillia Deicas figuró como el único uruguayo de los 9 seleccionados. Este punto de vista tan particular lo obligó a explicar su enfoque y el concepto que usó para seleccionarlos: “En general a un vino se le llama icónico porque su pedigrí, su precio y su fama, así lo proclaman. En cambio en esta nota uso el término ícono de forma más amplia y focalizo en vinos pioneros e innovadores. De ellos sólo hay disponibles un par de añadas porque son nuevos y claramente no han sido elaborados con la intención de ser emblemáticos. Le tocará al tiempo decir si alguna vez se subirán a esa prestigiosa categoría”.

El suelo importa y da carácter
En este Suelo Invertido Tannat la innovación y la búsqueda de nuevas estrategias productivas son la clave para ser distinguido y Santiago Deicas las sabe explicar: “En un sector de nuestros viñedos, a poca distancia de Progreso, encontramos una parcela muy particular: fértil en la superficie y con un subsuelo calcáreo muy concentrado. En 2004 nos preguntamos qué pasaría si esta disposición del suelo fuera a la inversa. Cómo nos interesa experimentar para conocer más el comportamiento de nuestras plantas, pusimos manos a la obra y excavando cuidadosamente, quitamos la capa fértil superficial, la pusimos a un lado. Después quitamos la calcárea y con mucho cuidado también, la colocamos en otro lugar. Luego rellenamos las zanjas con la tierra fértil abajo y encima la calcárea. En esas condiciones extremas el sistema radicular de cada planta va creciendo y se profundiza. En su desarrollo hacia el subsuelo absorbe los nutrientes que encuentra – minerales en gran proporción – antes de llegar a la tierra fértil, que fue enterrada a mayor profundidad. Luego, a medida que las vides se desarrollaban y ganaban en madurez, la evaluación se enfocó hacia el vino que cada año obteníamos de esa parcela. Con sorpresa comprobamos que era diferente a nuestros otros Tannat y se revelaba más expresivo, vibrante, con mucha energía y fineza. Con increíbles notas de membrillo y otras muy sutiles de pomelo y mango, inusuales un vino tinto”.

Para finalizar su nota y a modo de despedida, Alistair Cooper resume: “De esta manera, con una mejor comprensión de las tendencias globales y un mayor deseo de posicionarse, los jóvenes enólogos sudamericanos ya producen muchos vinos de gran categoría. Las constantes innovaciones y los muchos experimentos que vienen desarrollando las nuevas generaciones, impulsan con decisión estos cambios tan positivos”.

*Eduardo Lanza, Fundador de la Sociedad de Catadores. Es Ingeniero Químico y experto en vinos. Su pasión lo ha llevado a visitar terruños, descubrir cepas y probar las más variadas etiquetas. Escribe y enseña con el mismo placer que degusta un vino desde hace más de 20 años.

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Trabajar en equipo, la clave para bajar de peso en pareja

Entre cinco y ocho kilos se suelen ganar durante el primer año...
Leer más