¿Cómo calmar los nervios por la primera cita y no morir en el intento?

A veces, realmente nos gusta la idea de una primera cita porque nos permite conocer a alguien que podría convertirse en parte de nuestra vida. Otras veces, la idea de salir por primera vez con alguien nos hace querer salir disparando tan rápido como sea posible.

Si tenés nervios por la primera cita, probá estas estrategias para que la salida sea menos estresante y más agradable.

Publicidad

Cosas que quisiéramos que supieran de las citas
Ya sea que estés tranquila y concentrada, o más nerviosa que el primer día de clases, tené en cuenta estas estrategias.

Visualizá la cita
La mente es algo hermoso y poderoso. Si te imaginás pasando un momento realmente genial en tu primera cita, entrarás en ella con la mente tranquila. Tu cerebro no puede diferenciar entre los eventos reales y los imaginarios. Por lo que te sentirás mucho más segura y optimista de inmediato.

Cerrá los ojos e imagínate a los dos sonriendo, saludándose afectuosamente y pasándolo bien. Luego, repasá la cita con mucha rapidez viéndote reír. Terminá con el final y absorbé lo increíble que te sentís.

Conversen antes de conocerse en persona
Debido a que los nervios por la primera cita pueden ponerte inquieta, una buena manera de ayudarse mutuamente es tener una charla telefónica rápida antes de verse cara a cara. De esa manera ya habrán hablado y te sentirás como si hubieras tenido una mini primera cita. ¿Quién sabía que algo tan simple como una llamada telefónica rápida podría marcar la diferencia?

Andá a un lugar en el que te sientas cómoda
Los humanos tienden a ser criaturas de hábito y, por eso, ir al mismo lugar, tener los mismos alimentos y sentarse en los mismos lugares que ya conocemos nos permite sentirnos más cómodos. Ayuda ir al mismo lugar cada vez (con personas nuevas) para que te sientas más cómoda y tengas control sobre dónde te sentás. Elegí en un lugar que logre que la otra persona se enfoque en tí, evitá puertas, ventanas u otras distracciones.

No solo se trata de los nervios por una primera cita. Siempre es bueno elegir un lugar que esté abierto y que tenga a otras personas alrededor. Esto puede ayudar a crear un escenario más cómodo y seguro para ti. Sólo por las dudas.

¡Ríanse! Y ríanse un poco más…
La risa tiene una manera divertida de unir a las personas. Es una de esas cosas que puedes vincular inmediatamente con alguien más. Reír genuinamente puede generar confianza, ayudar a derribar muros y crear un entorno más cómodo. Y si ambos se ríen de lo mismo, se crea una buena relación y experiencias compartidas. Cuando planifiquen una primera cita, busquen ideas en las que tengan la oportunidad de reírse mucho.

Acordate… es solo una cita
Aunque las primeras citas a menudo pueden parecer lo más importante del mundo en ese momento, son solo un encuentro. No se trata de una audición para el matrimonio, tampoco se trata de una entrevista de trabajo o de cómo será el resto de tu vida. Es solo una cita. Si los dos hacen clic, es increíble. Si no lo hacen, está bien, habrá otras primeras citas.

Lo importante es que todos quieren una buena relación. Pensá en que esa primera cita es como probar un buffet. Tenés la oportunidad de probar un montón de opciones diferentes.

Miedo al rechazo
No todas las primeras citas resultan en una relación. A veces no te gusta la otra persona. Otras veces, es posible que no te interese. Es normal, pero no debe molestarte. Si después de la primera cita, te dicen que no están interesados ​​en ir a otra… ya vendrán otras.

Motivate
Para calmar los nervios, es importante que recuerdes lo valiosa que sos. Algunos juegos pequeños que pueden ayudarte en caso de que te olvides por un segundo. Justo antes de tu cita, enumera 10 cosas buenas sobre ti, 10 adjetivos que describen quién eres.

por Deniz Grey Caballero, podés leer esta nota en Eme de Mujer USA