Consejos para emprender un negocio con poco dinero

El sueño de todas es ser su propia jefa, sin embargo, muchas temen o dudan al dar ese gran paso. Es cierto que en ocasiones puede verse aterrador emprender un negocio desde cero, en especial si no tienes socios, pero esto no significa que no puedas convertirlo en una idea rentable y sostenible.

Es por ello que te traemos los pasos más importantes que debés tomar antes y después de crear tú propio negocio. ¡Tomá nota!

Publicidad

Definí tu negocio 
Muchos emprendedores cometen el error de querer iniciar su empresa únicamente basándose en la idea, sin recurrir a la investigación y no seguir su pasión en la vida. Antes de dar ese paso debés pensar muy bien las razones por las cuales querés iniciar ese negocio, tres son suficientes.

Investigá
Este paso es importante para que tengas muy claro en qué consistirá tu empresa y, por supuesto, si puede llegar a ser rentable. Para ello podés visitar otros negocios donde ofrezcan los mismos servicios o productos y analizar si cuentan con mucha demanda y de no ser así, cómo podés mejorarlo.

Creá un plan de negocios
Esto te permite organizar mejor tu idea y simular su rendimiento en el mercado, podés ponerlo a prueba durante un par de semanas, no más. Recordá que debés hacer los planteamientos que van desde el primer paso de la empresa hasta las expectativas de corto y largo plazo. Además esto es indispensable cuando no tenés mucho capital para empezar, así podrás empezar a vender la idea a otras personas.

Tené en cuenta tu presupuesto
Sin importar que tan baja sea la cantidad todo vale al momento de emprender un negocio, ya que esta inversión la recuperarás con el tiempo. Llevá un registro de todos los gastos que hiciste desde el inicio, así estarás al tanto de lo que dispones.

Creá un buen nombre y logo 
Bautizar tu negocio puede ser algo complicado ya que esto se convertirá en la marca y la cara de la compañía. Idealmente deberá ser algo sencillo de leer y entender, también podés poner un poco de tu personalidad y jugar con las palabras.

Registrá tu marca
Si querés que nadie más se robe o copie tu nombre o logo tenés que registrar tu empresa en la oficina de marcas y patentes. Para esto te pedirán llenar una solicitud para el registro y hacer el pago correspondiente. Si querés podés contratar un abogado para que te guíe en estos pasos, además este se encargará de averiguar si ya existían marcas registradas con el nombre o logo similar.

Promové tu negocio
Ahora que tenés el nombre y el logo, es tiempo de que las personas conozcan de la marca. Para ello es indispensable abrir cuentas en todas las redes sociales, también podés crear una página web. Dejando a un lado la tecnología, podés crear flayers, afiches o calcomanías para captar el interés en el público.

Conseguí un buen local
Para esto debés plantearte el tamaño, la duración del alquiler, el precio y el lugar. Lo ideal es contratar un abogado para plantear los temas legales sobre el traspaso o si existe una opción de compra.

Estudiá a tu público
Debés saber a qué tipo de persona va dirigida tu marca, para eso tenés que investigar las otras empresas que ofrezcan el mismo producto o servicio, así podrás empezar a detallar el rango de edad, nivel socioeconómico y el género. Una vez determinados estos datos podés crear encuestas para definir bien sus gustos, hábitos, costumbres, y lo que le gustaría cambiar de la marca.

Creá una estrategia de crecimiento
Una vez tu negocio ya esté en pleno funcionamiento y con buenos ingresos, debés plantear una manera de hacerlo crecer. Para ello tenés que definir una estrategia, pensar en expansiones, franquicias o alianzas.

* Por Yessica Mardelli