Duques de Sussex cierran visita al sur de África, “segundo hogar” de Harry

Los duques de Sussex concluyeron su gira de diez días por el sur de África, un continente que el príncipe Harry considera su “segundo hogar”, con una reunión con el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, para estrechar lazos entre el Reino Unido y la antigua colonia británica.

Publicidad

El príncipe, sexto en la línea de sucesión a la corona del Reino Unido, y su esposa, Meghan Markle, fueron recibidos por Ramaphosa y su esposa, Tshepo Motsepe, en su residencia oficial en Pretoria. “Encantado de tenerles aquí”, les saludó el jefe de Estado sudafricano ante las cámaras, antes de que los cuatro pasasen a un cuarto privado donde charlaron e intercambiaron regalos.

Por la mañana, los duques habían visitado el antiguo gueto negro de Tembisa, situado en la zona noreste de las afueras de Johannesburgo, donde mostraron su apoyo a proyectos innovadores y de emprendimiento para paliar el elevado desempleo juvenil de Sudáfrica, con tasas que superan el 50 % en la franja poblacional entre los 15 y los 24 años.

Enrique aprovechó la ocasión para recalcar que África es como un “segundo hogar” para él y para confesar que visitar el continente le ayudó tras la muerte de su madre, Diana de Gales.

“Desde que vine a este continente de joven, tratando de lidiar con algo que nunca podría describir, África me sostuvo en un abrazo que nunca olvidaré, y me siento increíblemente afortunado por eso”, expresó.

En ese mismo acto, anunció que el Reino Unido donará 8 millones de libras (unos 10 millones de euros) a programas de formación para jóvenes.

“Son momentos como hoy y conoceros a todos vosotros lo que nos inspira. Sea apoyando a jóvenes emprendedores, empoderando a mujeres y niñas o desafiando el problema de la violencia de género; sea plantando árboles, limpiando minas o protegiendo a las más bellas criaturas y lugares del planeta… estas experiencias han afirmado nuestro amor por África”, dijo Harry, resumiendo esta gira.

También durante esta última jornada, los duques mantuvieron un afectuoso encuentro en Johannesburgo con la viuda del premio Nobel y expresidente sudafricano Nelson Mandela, Graça Machel, con la que charlaron sobre el trabajo por los derechos humanos.

Este viaje oficial por el África meridional era el primero de la familia al completo desde el nacimiento de Archie, su primer hijo, el pasado mayo.

Comenzó el 23 de septiembre en Ciudad del Cabo, donde ambos cubrieron una apretada agenda que incluyó proyectos solidarios, una visita a la mezquita más antigua de Sudáfrica y un encuentro, acompañados de su bebé, con el premio Nobel y arzobispo emérito Desmond Tutu.

A continuación, Harry partió en solitario para visitar Botsuana, Angola y Malaui, mientras que la duquesa y su hijo permanecieron en Sudáfrica. Las actividades de Markle estuvieron centradas en el apoyo a proyectos de empoderamiento de mujeres, mientras que la agenda de Harry giró predominantemente en torno al medioambiente. También tuvo encuentros con presidentes y espacio para rendir un homenaje especial a las campañas contra las minas antipersona encabezadas por su madre en Angola en los años noventa.

El sur de África ocupa un lugar especial en la historia de los duques de Sussex, ya que Botsuana fue el destino de su primer viaje juntos cuando comenzaron su noviazgo en 2016.

Fuente: EFE

Fotos: Reuters

Escrito por
Más de Eme de Mujer