El esfuerzo de Meghan y Harry para que el pequeño Archie lleve una vida normal

AFP

Es bastante evidente que Archie no es George (o Charlotte o Louis). Es que a diferencia de William y Kate, los duques de Sussex esperan que su hijo lleve una vida lo más normal posible, alejado de los flashes y la mirada de todo Reino Unido.

En ese sentido, Harry y Meghan buscan alejarse de los protocolos reales y evitan exponer a su primogénito o hablar mucho sobre él. Además, puertas adentro de su casa, se sabe que eligieron una niñera sin uniforme y con cama afuera. “Esto no es Mary Poppins. Vamos a tener una casa normal”, aseguran que sostuvo.

Publicidad

Fuentes cercanas a la familia afirman que el pequeño Archie (que cumplió seis meses el 6 de noviembre) tiene una relación muy cercana con sus padres. Si bien el trato de su niñera es muy cariñoso y se llevan de maravillas, tanto Meghan como Harry lo aupan mucho.

Según trascendió en los últimos días, la duquesa practicó seis meses de lactancia exclusiva y ahora ha comenzado lentamente el destete (Markle confirmaba asistencia a actos oficiales en función a la demanda de leche).

En efecto ya ofrece a su hijo algunos alimentos, siempre en consonancia con el estilo de vida que practican y esperan trasmitir a Archie: productos ecológicos, naturales y de temporada, elaboraciones preparadas por ellos mismos o, cuando sus compromisos no se lo permiten, por el personal de confianza.

Escrito por
Más de Eme de Mujer