El primer cuero vegano sostenible es latinoamericano

por Mariana Malek

Cuero vegano fabricado en laboratorio, fibras hechas a partir de ortigas, un sistema digital para que las prendas sean reciclajes desde cero, ropa de niño extensible y una membrana biodegradable libre de tóxicos para ropa de abrigo son algunos de los proyectos innovadores ganadores de los Global Change Awards 2019.

Publicidad

Es la primera vez que latinoamericanas conquistan galardones de la H&M Foundation, que en esta edición contó con 6.640 participantes de 182 países diferentes y repartirá un millón de euros entre cuatro ganadores.

Isemar Cruz (25) es diseñadora de modas con estudios en biotecnología; Jacqueline Cruz (28) es ingeniera industrial y María Pía Soto (25) es ingeniera biotecnóloga. Las tres jóvenes peruanas son las fundadoras de Le Qara, el primer proyecto latinoamericano galardonado con “el Nobel de la industria de la moda”.

Le Qara, recibió 150.000 euros para su novedoso proyecto que genera cuero vegano a partir de distintos microorganismos y desde Estocolmo —donde recibieron su galardón— conversaron en exclusiva con Eme de Mujer:

— ¿Cómo se enteraron del concurso?
— El premio Global Change Award es muy conocido en la industria de la moda, es algo así como nuestro nobel. Desde que empezamos con este emprendimiento nuestra meta era poder ganarlo ya que combina moda con sustentabilidad.

— ¿Cómo decidieron participar?
— Con un emprendimiento dirigido a la industria de la moda, sabíamos que necesitábamos este reconocimiento para abrirnos camino con credibilidad y la red de contactos que supone para la industria.

— ¿Cómo surgió Le Qara? ¿De dónde proviene el nombre?
— Observamos la contaminación de los ríos generada por las curtiembres, no sólo en el Perú (de donde somos originarias), sino en toda Latinoamérica y el mundo. Como no encontramos una alternativa ecoamigable, vegana y a bajo costo, sentimos la responsabilidad de hacer algo para cambiar esta industria, así que aprovechamos la gran diversidad de flora que hay en nuestro país para encontrar la solución. Qara es una palabra en Quechua que significa cuero, de ahí viene el nombre.

– ¿Qué implicó ganar este premio?
En el Global Change Award cinco equipos ganadores comparten una subvención de 1 millón de euros. Más allá del dinero, ganarlo nos permitió acceder a un programa de aceleración de un año proporcionado por la Fundación H&M, en colaboración con Accenture y KTH Royal Institute of Technology. Somos las primeras latinoamericanas en ganarlo.

— ¿Qué oportunidades ven en la moda sustentable?
— El premio Global Change Award, nos abre muchas puertas en la industria de la moda gracias al network que tiene con grandes marcas de esta industria. De hecho ya contactamos algunas importantes. Queremos empezar a trabajar con empresas que compartan nuestros valores en cuanto a la moda sustentable y la economía circular.

— ¿Cómo desarrollaron este material innovador?
— Nuestro biocuero es hecho a partir de microorganismos que son alimentados con residuos de frutas y plantas, en un proceso totalmente eco-amigable que no genera ningún desecho. Incluso el líquido sobrante del proceso puede ser usado como compost. Además, el biocuero es una alternativa al cuero animal que comparte todas las propiedades únicas del cuero animal, es manipulable con toda la maquinaria, herramientas y productos utilizados en la industria del cuero y se le puede dar la textura deseada.

—¿Cómo sigue el proyecto a partir de ahora? ¿Cuáles son sus planes a futuro?
—Nuestro primer objetivo es escalar hacia la planta piloto, ya tenemos el diseño y comenzaremos a construirla en junio, en Arequipa (Perú) gracias al fondo que hemos recibido de la fundación H&M. Estimamos nos tomará un año, con esto podremos producir muestras un poco más grandes y así llegar a clientes internacionales.

— ¿Qué hicieron durante su estadía en Estocolmo (Suecia)?
— Nuestra estadía en Estocolmo fue una semana muy emocionante, conocimos a los diferentes equipos ganadores que provienen de países y culturas diferentes con innovaciones geniales y de los cuales seguro aprenderemos mucho. Empezamos nuestro programa de aceleración con la Fundación H&M, en colaboración con Accenture y KTH Royal Institute of Technology; esto nos ayudó a entender mucho más el potencial que tiene nuestra idea y todo el apoyo y el network al cual tenemos acceso gracias al Global Change Award. Esto nos ayuda a avanzar muchos pasos en el transcurso de un solo año. Además de la ceremonia, donde interactuamos con los anteriores ganadores, hubo otras oportunidades de conversar con ellos y aprender de toda su experiencia: desde que ganaron el premio hasta a qué los motiva a cambiar el mundo de la moda y hacerlo más sostenible, son una inspiración. Siempre estaremos agradecidas de todo lo que hemos aprendido, tenemos mucho por aprender y esta gran oportunidad nos abrirá la puerta para hacer de Le Qara una realidad a nivel mundial.

—¿Cómo seguirán de ahora en más?
— Gracias a este premio este año se lanzó una campaña por Indiegogo para cada uno de los 5 equipos ganadores, nosotras somos el único equipo de Latinoamérica y queremos aprovechar esta oportunidad para llegar a todos los latinoamericanos; para que puedan unirse a nuestra campaña donando, pasando la voz o comprando nuestros productos, esto nos acercará más a nuestra meta de cambiar la industria de la moda ya que todos los fondos serán usados para nuestra planta piloto e ingreso al mercado mundial.

 

Una moda más sostenible. 

Desde hoy está disponible en la tienda de H&M Uruguay la novena edición de la colección H&M Conscious Exclusive  introdujo tres nuevos materiales de fuentes sostenibles: Piñatex®, una alternativa de cuero natural fabricado con fibras de celulosa, extraídas de hojas de ananá; BLOOM ™ Foam, una espuma flexible de origen vegetal que utiliza biomasa de algas, y Orange Fiber®, fibra sostenible similar a la seda hecha de productos derivados del jugo de cítricos —material que salió del premio Global Change Award—.

En un informe publicado el pasado martes, H&M anunció que el 57% de sus prendas utilizan materiales sostenibles. Lo que representa un aumento del 35% en un año. Mientras que , la cifra equivalente para el algodón fue del 95%, cerca del objetivo de la compañía de alcanzar el 100% el año próximo.