Espacio amarillo: echemos blanco sobre negro (aclaremos)

Por Mavi Vázquez Ivonne Soza*

Cuántas veces hemos cruzado la calle para evitar e la presencia de un indefenso gatito de pelaje negro; cuantas veces en una charla acalorada has jurado y perjurado: “¡las cosas son blancas o negras!”; seguro le has pedido a alguien: “ponele color”; te ha invadido el pesimismo haciéndote ver “todo negro”; y has levantado una bandera blanca en señal de paz.

Publicidad

En la historia, hablamos del “jueves negro“, cuando nos referimos al 24 de octubre de 1929 en el que la bolsa de Wall Street cayó dando origen a la gran depresión. El negro también esta asociado a las enfermedades. La peste bubónica, también conocida como “peste negra” asoló Europa en el siglo XIV y durante siglos el negro ha sido el color del luto.

Sin embargo, esto no fue siempre así, en la Edad Media el blanco era el color del duelo en occidente y actualmente es el tono de los rituales funerarios budistas en países como Japón, China o India.

Pero, ¿qué es el negro y qué es el blanco? Se podría decir que el primero es la oscuridad o el dolor, la maldad y el final. Mientras que el blanco se puede asociar a la idea de paz, pureza, bondad, comienzo.

Lo cierto es que el negro es la ausencia total de color porque absorbe toda la luz sin reflejarla, mientras que en pintura al mezclarse todos los colores se logra esta tonalidad.

El blanco es acromático de claridad máxima y oscuridad nula. Etimológicamente significa brillo y su sinónimo es “albo”.

El blanco de plomo fue el pigmento más popular, hacia el siglo XIX, sin embargo entre 1916 y 1918, gracias a la producción de óxido de titanio, esta tonalidad tomó notoriedad. En el siglo XVIII fue descubierto y rápidamente se comprendió que cubría mejor que el blanco de plomo y era más brillante. En 1945, este pigmento superó al anterior.

Los pintores modernistas se sintieron atraídos por lo absoluto del blanco y eso provocó la creación de diferentes obras. Kazimir Malevich, pintor ruso creó en 1917 “el cuadrado blanco” y “cuadrado negro”. También fue un color clave para el holandés Piet Mondrian y  para Le Corbusier. 

El negro es un color antiguo, aparece en las pinturas rupestres del neolítico y en el siglo XIV comenzó a ser utilizado por la realeza, la iglesia, jueces y funcionarios gubernamentales en Europa. Más adelante, el movimiento romanticista adoptó el color como propio y se lo convirtió en el tono de los empresarios y estadistas.

Con la llegada del siglo XX, el negro llegó a la alta costura, a las chaquetas de cuero de las bandas de motociclistas y pandillas. Gracias a Marlon Brando, la moda punk y los góticos, adquirió nuevos significados.

El negro fue razón también para la música, Paint it black de los Rolling Stones; Black or white de Michael Jackson; o Back to black de Amy Whinehouse.

*Ivonne Soza nació en Río Negro, Uruguay. Se formó con su padre Héctor Soza y maestros como Mario González, Clever Lara, Costa Arriola. Es egresada de la Escuela Nacional de Bellas Artes de la Universidad de la República. Mientras que María Victoria Vázquez nació en Montevideo, 1989. Estudió con Tunda Prada y siguió con Fermín Ombú, Olga Mocchi, Susana Moreno, Clever Lara y su actual socia Ivonne Soza. Ambas tienen la inciativa Amarillo Casa de Arte un espacio donde dan clases y dictan talleres.

 

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Lleva más de 20 cirugías para parecerse a Kim Kardashian y la última resultó desastrosa

Pamplona ha invertido cerca de 500 mil dólares para ser la doble...
Leer más