Estudiantes mexicanas crean protector que detecta infecciones vaginales

María Fernanda Navas y Adriana Vargas, dos estudiantes mexicanas diseñaron “LifeDrop”, un protector inteligente que detecta infecciones en la zona íntima femenina.

El dispositivo es similar a cualquier protector femenino, pero cuenta con esferas inteligentes naturales e hipoalergénicas que cambian de color según el PH de la mujer. En caso de que exista algún tipo de infección, el protector se tiñe de rosa intenso.

Publicidad

“La mujer podrá saber si su salud íntima es buena o debe acudir al ginecólogo lo antes posible”, indicaron sus creadoras. El proyecto LifeDrop, surgió luego de que las estudiantes se percataran de que las enfermedades del cuello del útero están entre las principales causas de muerte en las mujeres mexicanas.

Ambas entendieron que un diagnóstico temprano de cualquier cambio en los fluidos de la zona vaginal es la mejor manera de prevenir enfermedades. De acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), 75 % de las mexicanas presentó alguna dolencia de este tipo por lo menos una vez en su vida. Este desarrollo permitirá combatir de forma rápida, eficaz, desechable y de muy bajo costo las infecciones vaginales, así como brindar protección a la mujer durante su período.

Además, Nava señaló que con este dispositivo se busca dejar de lado métodos más invasivos que muchas veces generan en las mujeres temor o recelo a la hora de hacer las pruebas.

Las creadoras esperan que cualquier persona pueda adquirir LifeDrop, sobre todo porque “no hay ni estado socieconómico ni edad para que te pueda dar una infección vaginal”.

Del mismo modo, explicó que esperan que pueda tener un costo accesible, pues por el momento estiman que el precio podría oscilar los US$ 0,26 por unidad. “Quisiéramos tener impacto social apoyando a quienes no tienen acceso a estas pruebas. Es lo que buscamos”, aseveró Nava.

El trámite de la patente ya está listo, pero las estudiantes se han reunido con inversionistas porque quieren “trabajar más en el desarrollo para tener un producto más cercano a lo que estaría en el mercado”.

En el desarrollo tecnológico y de su modelo de negocio, las estudiantes de la escuela de Arquitectura, Arte y Diseño del Tecnológico de Monterrey, trabajaron con un equipo multidisciplinario. El proyecto, en el que también participó Javier Ceballos, estudiante de Ingeniería en Biotecnología de la misma institución, fue premiado en Chile. “LifeDrop logró el primer lugar en el Jump Chile 2018”, contó Nava.

Dicho evento, tiene como objetivo impulsar a los estudiantes de educación superior a transformar sus ideas en modelos de negocios para formar una nueva generación de emprendedores y agentes de cambio con impacto global.
“Ser ganadoras del concurso Jump Chile fue solo el primer paso, esperamos poder seguir desarrollando la tecnología del protector”, comentó Nava.

(EFE)