Harry y Meghan, el paso a paso de su emancipación

Por Mariana Malek

El príncipe Harry y Meghan Markle decidieron separarse de la familia real británica y darán un paso al costado como figuras dominantes del clan. El anuncio llegó el miércoles a través de una publicación en la cuenta oficial de los duques —Sussex Royal— y conmocionó al mundo.

Publicidad

Según reveló la pareja, la decisión fue meditada durante muchísimos meses y fue tomada para tener un enfoque diferente, independencia y otorgarle una mejor calidad de vida al pequeño Archie de ocho meses.

Ayer jueves el sitio oficial de la pareja, intentó responder muchas de las preguntas que surgieron ante su anuncio y la respuesta de la reina que bajó el tono a la situación asegurando que la decisión se encontraba aún en estado muy temprano.

Sin embargo, la revista People consignó que fuentes aseveran que “La Reina, el Príncipe de Gales y el Duque de Cambridge han ordenado a sus equipos que trabajen al ritmo de los gobiernos y la oficina de Sussex para encontrar soluciones viables y se espera que esto tome días, no semanas”.

Aunque la noticia tomó a muchos por sorpresa, desde la llegada de Meghan a la familia real británica se especulaba sobre algunos cambios. Hoy se habla del inicio de “La era de Merkle”.

Bomba de tiempo
La noticia de que la protagonista de Suits, Meghan Markle, estaba saliendo con el Príncipe Harry, hijo de Lady Di y nieto de la reina Isabel, se conoció a mediados de 2016. Tras hacerse pública la información, Markle se convirtió en blanco de los medios por su color de piel, su nacionalidad y hasta su condición de divorciada. La monarquía británica se encontraba ante una Wallis Simpson del siglo XXI.

Sin embargo, en un hecho sin precedentes, el Palacio de Buckingham emitió un comunicado repudiando los reportes racistas en contra de Markle.

Poco a poco, la pareja real comenzó a hacer salidas oficiales y en octubre de 2017 anunció su compromiso y boda que tuvo lugar en Windsor el 19 de mayo de 2018.

No tardaron en circular los rumores de cortocircuito entre Harry y el Príncipe William, segundo en la línea de sucesión al trono. Aparentemente el menor le reclamaba a Harry que su relación avanzaba muy rápido.

La boda no sucedió sin drama: escándalos previos al matrimonio vinculados a la familia Markle determinaron que sólo Doria Ragland, madre de la novia asistiera a la ceremonia y derivaron en que el príncipe Carlos la llevara al altar.

Tras el casamiento, Markle estuvo numerosas veces en la mira de los tabloides por la elección de su vestuario. Incluso hubo numerosos reportes que indicaron que constantemente Meghan rompía los protocolos reales.

En octubre de 2018, se anunció que los duques de Sussex esperaban a su primogénito, en el momento exacto que los salían en una gira real que los llevaría por Oceanía.

El embarazo precipitó la salida de Meghan y Harry del Palacio de Kensignton, residencia que compartían con William, Kate y sus tres hijos. Las renovaciones costaron unos US$ 3 millones y enfurencieron a los contribuyentes.

Tras el nacimiento de Archie el 6 de Mayo, Markle se negó al posado tradicional y esperó tres días para presentar a su hijo en “sociedad”. En julio, a la ceremonia privada de bautismo, la reina Isabel y Philip, su marido el duque de Edimbirgo, brillaron por su ausencia.

En octubre, durante una gira por África, Meghan y Harry demostraron su incomodidad y denunciaron a varios medios. El año terminó con el envío del mensaje navideño de la reina, que marginó a los duques de retratos reales.

Su historia de amor puede cambiar la monarquía. La pareja se libera, mientras que la familia real
británica está “dolida y decepcionada”.

Escrito por
Más de Mariana Malek

La primera mujer que dio nombre a un Estadio, podría tener una calle propia

Gonzalo Peralta, un comunicador e hincha de Danubio, propone un homenaje a...
Leer más