Influencer ruega a Instagram le devuelva su cuenta porque teme volver a su vida de antes

Jessy Taylor (21) una joven de Florida, Estados Unidos, siempre confió en que podría mantenerse económicamente gracias a la cantidad de seguidores (113 mil), que con el tiempo había obtenido en las redes sociales. Sin embargo, de un día para otro todo se vino abajo luego de que Instagram borrara su perfil, a raíz de una serie de “trolls” que reportaron la cuenta como spam.

Por esto, la joven hizo un desesperado llamado a través de una publicación en su perfil de Youtube. Taylor acusó a las personas que realizaron las denuncias, de haberle “arruinado la vida“, ya que no quiere volver a su rutina de antes, cuando tenía que trabajar como vendedora en un McDonald’s de la ciudad. Además, aseguró que teme terminar como una “prostituta”, si no le devuelven su cuenta en la red social con la que ganaba su dinero.

Publicidad

En el video, Jessy explica entre lágrimas que necesita volver a recuperar su “carrera” de influencer, lo que le costaría mucho hacer ahora que no cuenta con sus seguidores, ya que no quiere trabajar como lo hacía antes, en una rutina establecida por horarios. A pesar de que no especificó cómo obtenía dinero a través de su cuenta, la influencer viajó hasta las oficinas de Instagram ubicadas en California, para poder conversar con algún encargado y que le devolvieran su perfil.

“No soy nada sin mis seguidores, no soy nada sin mi seguidores”, señaló en el video publicado, pidiendo a las personas que la volvieran a seguir a través de su nuevo perfil que creó en Instagram. Según publicó Infobae, la joven enfrenta grandes deudas que fue acumulando con el paso del tiempo. Debería alrededor de 20 mil dólares por lo que no pudo acceder a la universidad y, según aseguró, no podrá encontrar otro trabajo que no sea en la empresa de comida rápida, ya que “no tiene habilidades”.

Su nuevo perfil de Instagram cuenta con 9 mil seguidores, en su canal de Youtube con 5 mil suscriptores y en Twitter llega a 4 mil, y pide por favor no ser denunciada nuevamente. “Imaginen si estuvieran en mis zapatos. Nadie podría durar mucho en mis zapatos. Desde el fondo de mi corazón, esto está mal. Me abandonó mi familia y fui robada por todos los que conocía”, aseguró la joven. La cuenta que acusó de haber sido cerrada, hoy está abierta al público y algunas de las fotografías que publicó anteriormente son en traje de baño mostrando partes de su cuerpo, además de videos donde comparte con algunos amigos.

Fuente: El Mercurio / Chile / GDA