Paula Lubchansky, una emprendedora jugada

Por Mariana Malek

Paula Lubchansky tiene 30 años y es una emprendedora, pero en un país conservador como Uruguay ella no es una emprendedora cualquiera, ya que se ha sumergido en el mundo de las experiencias sensoriales para parejas. ¿De qué se trata? Desarrolló un “aceite corporal besable”, que tiene como objetivo mejorar la vida íntima de las parejas.

Publicidad

Hija de dos padres emprendedores, Lubchansky creció rodeada de ideas nuevas. Su padre trajo a Uruguay, Argentina y Chile, las películas “hot” y fue pionero en el país al crear Fono encuentros del amor, un 0900 para la formación de parejas, que bien puede considerarse el antecesor de los chats y las aplicaciones de citas. En tanto, su madre se dedicó a trabajar como directora y propietaria de spas.

Acompañando la labor materna y explorando su veta emprendedora, Paula se dedicó a crear propuestas diferentes y a trabajar con químicos para el desarrollo de ideas para parejas. Así ideó, por ejemplo, un día romántico de spa o creó cosméticos como exfoliantes, cremas o geles con aromas y gustos distintos, como vino o chocolate.

Aunque estudió comercio exterior y se dedicó a ese rubro, el año pasado decidió dejar de postergar la idea que le rondaba en la cabeza desde 2010 y lanzó “Pink Lady”. Bajo esta marca, que es única en el mercado local, combinó los rubros a los que se dedicaron sus padres —la pareja y la intimidad y los cosméticos y el bienestar corporal— y creó productos sensoriales que ya tienen proyección internacional.

¿A qué se refiere con productos sensoriales? Aquellos que ayudaran a las parejas incorporando los sentidos a una relación íntima como el calor, el aroma, la textura y el gusto.
Lo que originalmente comenzó siendo un producto exclusivo de sex-shops, hoy ha salido al mercado para intentar conquistar a hombres y mujeres con una propuesta diferente e innovadora, que tiene el apoyo del Programa Más Emprendedoras de Endeavor, la Cámara de Industrias, Agencia Nacional de Innovación y que gracias a todo eso será una de las disertantes del ciclo de conferencias TEDx.

Su artículo estrella es el “Kissable body oil”, un aceite corporal que genera calor, es comestible, soluble en agua, compatible con el látex y sin azúcar. Según su creadora, un “producto para crear la complicidad entre las parejas” que ha tenido un feedback muy positivo sobre sus resultados.
La calidad de su propuesta logró que se vencieran prejuicios y su aceite corporal fue muy bien recibido y hoy se vende en supermercados y cadenas de farmacias. “Tuve que salir a golpear puertas y mostrar que tenía un producto único en el mercado y que es elaborado por completo en Uruguay, desde la fórmula hasta el frasco grabado y con tapón de corcho y madera”, explicó. Al recordar el inicio de su emprendimiento, Paula contó que la forma más eficiente de demostrar cómo funcionaba Kissable body oil, era tomar la mano de la persona, ponerle una gota del aceite e invitarla a esparcirlo, olerlo y probar su sabor, comprobando que la experiencia involucraba casi todos los sentidos.

“Mi objetivo es normalizar este tipo de cosas y hacer que hombres y mujeres se animen a mejorar la vida íntima a través de la complicidad que generan estas de experiencias”, sostuvo.
Si bien este es un proyecto que recién comienza, Lubchansky aseguró que ha sido un emprendimiento diferente y exitoso. Además, considera que en el futuro expandirá sus productos y creará jabones íntimos basados en alimentos o aromas afrodisíacos.

Por su parte, el aceite ha sido desarrollado con un químico uruguayo, encargado técnico de su proyecto, e incluso Lubchansky ha patentado su original invento para desmarcarse de las posibles y futuras imitaciones que puedan surgir en el mercado.

En tanto, identidad de su marca “Pink Lady”, tiene un nombre que busca transformarlo en algo que en un futuro tenga éxito fuera de fronteras y además entiende que el color rosado es muy popular a nivel mundial donde se celebran las pink parties (fiestas rosa).
Lubchansky comentó que a pesar de los vaticinios que recibió sobre la identificación del color como femenino, tanto hombres como mujeres le han dado una oportunidad al producto.

j0ixGfNs9xN5kJHWKNgeNPRRBBrmM2w6ZQK3k1KokYo

De qué se trata el Kissable Body Oil
Según explica Lubchansky, el Kissable Body Oil (aceite para el cuerpo besable, en inglés), es un aceite corporal para masajes con efecto térmico, exquisitas fragancias y comestible. Se comercializa desde tiendas eróticas hasta supermercados o farmacias. El aceite viene en dos presentaciones: frascos de vidrio con tapón de corcho y madera y en sachets similares a los de un preservativo. Tiene tres fragancias que son acompañadas por los sabores: frutilla con champagne, maracuyá y frutos rojos. Además, según explicó su creadora, se trata de un producto fácil de remover ya que es soluble en agua. En tanto, sus propiedades lubricantes evitan la resequedad vaginal y también que los preservativos se rompan durante las relaciones sexuales. Mientras tanto, el efecto térmico es relajante por lo que la combinación del aceite y un buen masaje es una experiencia placentera. Los sachets de 10 ml cuestan $ 49 y los frascos de vidrio de 56 ml valen $490.

Escrito por
Más de Eme de Mujer

“Uruguayas Rebeldes”, el libro de Soledad Gago que reconoce a las pioneras

La autora reconoce y celebra la vida de las uruguayas que se...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.