Paulina Cocina: entrevista con la práctica y divertida youtuber argentina

Foto: Sofía Orellano

por Mariana Malek

Paulina G. Roca, más conocida como Paulina Cocina, no supera el metro y medio de altura, pero su chispa, humor y simpatía la transforman en una mujer enorme. Equipada con un delantal negro que dice “Esto no es un restaurant”, dictó en Uruguay la charla Tips para facilitar la vida en casa y en la cocina.

Publicidad

Esta argentina conquistó a más de 230 mil seguidores en Instagram y supera los 730 mil en YouTube. Invitada por Marian la que cocina (Mariana López) y BBVA también enamoró a un auditorio repleto en Hampton by Hilton.

Su frescura se hace evidente cuando da consejos: desde cómo marinar un pollo, hacer una salsa rápida o preparar una berenjena en cuatro minutos. El público local se dejó encantar por esta socióloga que cambió de profesión cuando descubrió que lo suyo eran los videos de cocina.

—¿Cómo surgió Paulina Cocina?
—Empezó por casualidad. Hacía un doctorado en Barcelona, me sentía cansada y aburrida. Un día me levanté y de la nada empecé a filmar para hacer un programa de cocina. Siempre me gustó cocinar, empecé de a poquito y finalmente se convirtió en un trabajo. Dejé mi profesión. Empecé jugando y sin ninguna pretensión.

—¿Con qué elementos hizo sus primeros videos?
—Los primeros videos fueron hace 10 años, allá por 2008-2009. Todavía se usaban las cámaras de foto compactas, porque los celulares no sacaban buenas fotos. No tenía hijos, viajaba un montón, entonces visitaba Roma y preparaba algo con un amigo romano o en Polonia hacía recetas con uno polaco. Iba subiendo videos, pero no me fijaba ni la repercusión que tenían, ni si me seguía gente. Después de un año lo dejé, implicaba mucho esfuerzo: hacía el doctorado, trabajaba y hacía los videos. No pude sostenerlo, pero al final lo retomé.

—¿Cuándo despegó?
—Nunca. Fue un proceso paulatino. Sí hubo videos virales, pero creo nunca dije, “uy hoy es el día, la rompí”. Fue un trabajo constante.

—¿En qué momento decidió dejar de trabajar como socióloga?
—No fue una decisión puntual. Fue un proceso, me enamoré del mundo de internet, de cocinar ahí, hacer videos y establecer una relación con la gente que te sigue por internet.

—¿Cómo elige las recetas que graba?
—Tengo un poco de intuición y elijo mucho en función a los resultados de búsqueda de Google. Por ejemplo, si el Brownie tiene muchas búsquedas y no hice esa receta, la preparo porque sé que a la gente le interesa mucho. Además tengo una planilla en la que anoto todo lo que en algún momento quiero hacer. También intento cosas que creo pueden funcionar, que quizás vi y empiezo a aplicar.

—¿Cómo es un día en su cocina?
—Muy desordenado. Me levanto, mi marido hace el desayuno y llevamos a los chicos al jardín. A partir de ahí viene mi locura. Trabajo mucho y los días son variados. Los martes viene la producción y grabamos las recetas; los jueves son jornadas de reuniones, a veces viene todo el equipo que trabaja conmigo y otros días estoy más relajada.

—¿Cómo se integra su familia a Paulina Cocina?
—Mi marido no quiere aparecer. Está desde el principio, pero le decimos “el doctor” porque no desea figurar. Mis hijos se suman si tienen ganas, no son parte del contenido, pero a veces estoy con ellos, filmo y ellos intervienen.

—¿Cuáles son sus proyectos a futuro?
—Paulina cocina está cada vez más grande. Empezó como algo para divertirme y pasarla bien, donde yo hacía todo y ahora somos cuatro personas. Cada vez abrimos “patitas” diferentes, como la tienda online, las clases, los videos, los sponsors y cada puertita de esas abre un mundo. No me gusta tener algo y no hacerlo bien. En un futuro cercano me gustaría potenciar los cursos online, que me encantan, y me permiten llegar a otros lugares, como en el interior del país, dando oportunidad a pueblos pequeños u otras provincias. Lo positivo del online es que llega a todos esos espacios y ofrece una oportunidad re linda de acceder a lo mismo que la persona que vive en la gran ciudad, con la misma calidad. A futuro lejano me gustaría asesorar marcas y gente que hace esto y también generar otro tipo de contenidos.

Tortilla de arroz (Libre de gluten)

Ingredientes:
– Arroz y maní 100 gr.
– Agua

Cómo se hace:
-Poner el arroz en un bol y cubrir con agua. Dejar en la heladera toda la noche (mínimo unas 2 horas)
– Cuando haya absorbido el agua, retirar la mayoría del líquido dejando un poco.
– Triturar con un mixer o una licuadora. Si queda muy espeso pueden agregarle un poco de agua. Tiene que quedar como una especie de crema.
– Agregar sal y mezclar. Le pueden sumar más condimentos si quieren.
– En una sartén caliente con aceite de oliva, agregar un poco de la preparación y cocinar bien de ambos lados.
Pueden hacerlas más finitas tipo burritos para rellenar, o más gorditas tipo tortilla para acompañar las comidas.
Extra: pueden poner la crema en una botellita y guardarla en la heladera para cuando les de ganas de comer estas tortitas, les dura una semana aproximadamente!

Pancakes sin azúcar

Ingredientes:
– 1 huevo
– 1 pizca de sal
– 3 cdas. harina integral
– 3 cdas harina 0000
– leche c/n
– esencia de vainilla
– endulzante Stevia
– 1/2 cdita de polvo para hornear

Cómo se hace:
– Colocar el huevo en un bol con la pizca de sal y batir.
– Agregar la harina integral y la harina 0000 y mezclar bien hasta unir. Sumar un chorrito de leche para batir.
– Poner la esencia de vainilla y la Stevia (media cucharadita está bien, pueden ir probando). Sumar el polvo de hornear y batir con energía.
– La preparación quedará más bien líquida. La llevamos media hora a la heladera, es importante este paso para que la harina absorba el líquido y quede más espesa.
– En una sartén antiadherente con un poco de manteca o spray de aceite, colocar unas dos cucharadas de preparación. Dorar de ambos lados y servir en una torre con mermelada sin azúcar.

Escrito por
Más de Mariana Malek