Por acá y por allá: Caminata a Cabo Polonio

por Magdalena Dieste*

El año pasado, durante las vacaciones de verano hicimos una caminata por la playa, desde Valizas, un balneario ubicado en el departamento de Rocha, en Uruguay, a Cabo Polonio, una de las áreas protegidas del país. Fue una excursión muy pintoresca y bien divertida para los niños, atravesamos enormes dunas, zonas desiertas y hermosas playas.

Publicidad

Llegamos a Valizas por la mañana y dejamos el auto en la entrada de la playa. Caminamos unos metros y enseguida encontramos el arroyo que lleva el nombre del balneario. La marea estaba alta y con los niños, mochilas y sombrilla, nos aconsejaron cruzar en bote. La travesía comenzó con gran emoción y aunque la distancia en bote es muy corta, dio el tiempo para que nos contaran sobre la pesca del camarón y la biodiversidad que se genera con el intercambio de agua dulce y salada. El precio del cruce es de alrededor de dos dólares por persona y los menores de cinco años no pagan.

El recorrido hasta Cabo Polonio se puede hacer bordeando la playa o por las dunas. La opción de las dunas es más corta, son 8 kilómetros pero es más duro y los pies se hunden en la arena. Por la playa son alrededor de 10 kilómetros, pero tiene la ventaja de que se puede parar a descansar y refrescarse en el mar. Con los niños paramos en varias oportunidades, armamos sombrilla y disfrutamos de las preciosas playas que se encuentran en el camino.

En el trayecto se pueden contemplar hermosos paisajes que forman parte de la reserva natural del Parque Nacional Cabo Polonio. Allí, además de playas solitarias y encantadoras podrán encontrar, aves de distintos tipos, el Cerro de la buena vista, enormes dunas de hasta 60 mts sobre el nivel del mar y bahías con rocas desde donde se pueden contemplar pequeñas islas. Durante el recorrido cruzamos muy pocas personas y encontramos muchos lobos marinos muertos en la orilla del mar, los niños estaban fascinados.

La última parte del recorrido fue la más difícil, después de atravesar cuatro pequeñas bahías, la última playa es la “Calavera” de Cabo Polonio con 6 km de distancia, por momentos parece interminable. El faro del pueblo de Cabo Polonio se ve muy lejos y durante los tres primeros kilómetros de esa playa, los pies se hunden en la arena, luego de pasar ese tramo la arena vuelve a ser más dura y agradable para caminar.

Cuando llegamos disfrutamos de un riquísimo almuerzo en el restaurante “La Perla del Cabo”, que se encuentra en esa misma playa. Volvimos en uno de los vehículos todo terreno que atraviesan la arena y desde la terminal viajamos a Valizas para buscar el auto.

Consejos viajeros:
– Lo ideal es salir bien temprano de la mañana para no agarrar el sol y calor del medio día. El trayecto con los tres niños nos llevó tres horas y media.

– Hay que llevar protector solar, lentes de sol y sombrero. Llevar mucha agua y algo para comer.
Ir con traje de baño y ropa liviana pero que cubra bien el cuerpo, les van a servir los pareos o toallas de playa para taparse el sol.

– Nosotros llevamos sombrilla y fue muy útil tenerla para los momentos de descanso.

– “El Francés” es el vehículo 4×4 que sale de Cabo Polonio a la terminal de buses con una frecuencia aproximada de cada una hora. En la web de turismorocha.gub.uy se pueden consultar los horarios y precios.

– En la terminal de Cabo Polonio hay buses que te llevan a todos los balnearios cercanos y a Montevideo. Conviene averiguar los horarios con anticipación.

– También hay taxis que no son muy caros y realizan traslados a los balnearios vecinos. En la terminal te podrán informar.

*Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Autora del blog Por acá y por allá, ideas para viajar con niños. Podés leer sus notas acá y seguirla en redes sociales TwitterFacebook e Instagram

Escrito por
Más de Eme de Mujer