Por acá y por allá: Cataratas de Iguazú con niños

por Magdalena Dieste*

Si tienen vacaciones en septiembre y todavía no han decidido qué hacer con los niños, este post les puede interesar. Setiembre es una buena época para visitar las Cataratas del Iguazú, no hay demasiado calor, ni frío y además es un período tranquilo en el que no encontrarán grandes aglomeraciones de turistas.

Publicidad

Este año viajamos en Semana Santa y nos llevamos una gran sorpresa. Las Cataratas de Iguazú son realmente deslumbrantes, un espectáculo de la naturaleza que por algo fue declarado como una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo. Es un lugar ideal para ir con niños porque todo lo que hay para ver y hacer está rodeado de naturaleza y eso a la mayoría de los niños les encanta.

Aunque el viaje desde Montevideo en auto es largo, el recorrido es sencillo, las rutas están muy bien y tiene la recompensa de llegar a uno de los lugares más asombrosos de América. También se puede ir en avión. Desde Uruguay los precios ya están disparados, pero todavía se pueden conseguir vuelos desde Buenos Aires a 180 dólares y en menos de dos horas estarán en Puerto Iguazú. No lo piensen demasiado, compren los pasajes o suban a los niños al auto y anímense a descubrir una maravilla del mundo, no se van a arrepentir.

Elijan un lindo hotel
Cataratas no es como otros destinos en los que no pisamos el hotel en todo el día. Los paseos se pueden hacer en la mañana o en la tarde y para el resto del día es bueno tener un hotel con actividades para niños. Hay muchos hoteles grandes que se encuentran rodeados de parques naturales, llenos de propuestas para los pequeños. Nosotros nos alojamos en el Bourbon de Foz de Iguazú y fue una gran elección.

Es un hotel con todo pensado para que los niños disfruten, hay senderos rodeados de bosques tropicales para recorrer, un mini zoo, tirolesa, actividades de arborismo, un sector de juegos para adolescentes con pool, ping pong, juegos electrónicos, bowling, cine, piscina con juegos para los más chicos y piscina climatizada. Está todo pensado para familias.

Seguramente, hoy en día, sea más económico hospedarse en Puerto Iguazú que es el lado Argentino. Es sencillo acceder a las Cataratas desde cualquier lado de la frontera brasilera o argentina y tanto en Foz de Iguazú (ciudad fronteriza de Brasil) como en Puerto Iguazú (ciudad fronteriza de Argentina) hay una amplia variedad de alojamientos pensados para ir con niños.

Visiten las Cataratas del lado Argentino y del Brasilero
Ambos lados ofrecen una experiencia diferente y distintos ángulos para poder observarlas. Hay que ir a los dos lugares, lo más recomendable es visitar primero las brasileras, que para mi gusto son un poco menos sorprendentes y dejar las argentinas para el segundo día. Desde el lado brasilero las vistas son más panorámicas, mientras que las argentinas se pueden ver de cerca, desde arriba y desde abajo.

Recorran primero el Parque Nacional do Iguaçu (Brasil)
En la entrada del parque hay que subir a un autobus de dos plantas que lleva a los viajeros hasta los senderos donde se accede a las cataratas. Antes de llegar, el bus hace dos paradas. Nosotros nos bajamos en el sendero principal que se encuentra rodeado de verde y en el que se recorre una distancia de aproximadamente 1km y medio.

Allí se pueden contemplar magnificas vistas de las Cataratas, cada rincón merece una foto. Vale la pena hacerlo caminando, nosotros lo hicimos con carrito de bebé y no fue complicado, aunque quizás sea más práctico llevar una silla portabebé. El trayecto finaliza en un enorme salto que los dejará todos mojados, por eso lo ideal es llevar capas de lluvia. De todas formas, nos terminamos de empapar cuando recorrimos la pasarela que te lleva hasta una plataforma desde donde se puede ver la famosa Garganta del diablo, fue muy divertido para los niños. Este paseo lo hicimos en un día, el recorrido de las cataratas brasileras es más corto que las de argentinas.

Caminen por los circuitos superior e inferior del Parque Nacional Iguazú
El lado argentino es bastante más grande y hay mucho para caminar. Para poder visitar sus principales rincones lo ideal es contar con dos días. Para recorrer los circuitos inferior y superior hay que llegar a la estación “Cataratas” a la que se puede acceder en un tren que parte cada media hora o por un sendero en el que hay que caminar alrededor de 600 metros. Si van con niños es conveniente ir en tren, el paseo es precioso y es mejor no agotar las energías en ese primer trayecto.

Comenzamos la visita por el circuito superior (650m) donde se ven los saltos desde arriba, llovió toda la mañana, pero no fue impedimento para seguir paseando y explorando el parque. En el circuito inferior se recorre la parte de abajo de los saltos (1400m). Los senderos, caminos y puentes que recorren los circuitos están rodeados de verde, son muy bonitos y ofrecen puntos de vista diferentes. La mayor parte del recorrido está pensado para ir con cochecitos de bebé.

Deslumbrense con la Garganta del diablo
La Garganta del diablo es la “frutilla de la torta”, por eso lo ideal es dejarla para el último día. Después de ver hermosos saltos de agua y decenas de cascadas en el día anterior, pensé que nada me iba a asombrar, pero el lugar te deja sin palabras. La fuerza del agua y el sonido ensordecedor es algo tan majestuoso que cuesta describir. Para llegar se puede tomar el mismo tren que te lleva a la “Estación Cataratas” pero hay que bajar en la estación “Garganta del diablo”. Desde allí tuvimos que recorrer unas pasarelas, alrededor de 1100 metros, que cruzan el río Iguazú para llegar a la cascada más grande e impresionante de todas.

Descubran el Parque das aves de Foz de Iguaçu
Además de las Cataratas, uno de los paseos que más disfrutamos en este viaje fue el Parque de las aves. No tenía demasiadas expectativas con este parque, sin embargo, visitarlo fue una gran sorpresa y los recomiendo especialmente si viajan con niños. Es un lugar precioso con alrededor de cuatro hectáreas de selva subtropical, lleno de senderos en los que se pueden contemplar numerosas especies de aves (más de 150) rodeadas de entornos encantadores y muy bien cuidados, vale la pena visitarlo, a los niños les encantó.

Consejos viajeros:
*En la entrada de los dos parques hay estacionamientos en los que hay que pagar para dejar el auto.

*El precio del estacionamiento del Parque Nacional Iguazú (Argentina) para autos es $120 argentinos.

*si quieren hacer el paseo en barco tengan presente que del lado brasilero los barcos que pasean por el río de las cataratas admiten niños menores de 12. Del lado argentino solamente mayores de 12. Si quieren hacer el paseo en barco con menores de 12, tengan en cuenta que tendrán que dedicarle un día más al lado brasilero. La empresa que hace el paseo es Macuco Safari: www.macucosafari.com.br

*Para visitar el Parque Iguazú de Argentina se necesitan dos días. Al comprar la entrada averigüen porque en el momento que fuimos nosotros, el precio de la entrada se reducía un 50% si volvíamos a visitar el parque al día siguiente.

*En las estaciones de tren del Parque Iguazú de Argentina hay pequeños mercados y restaurantes con bebidas y comidas rápidas. También se pueden llevar su comida.

*El Parque Nacional do Iguaçu (Brasil) abre de 9 a 17 hs.

*El Parque Nacional Iguazú (Argentina) abre de 8 a 18 hs. Se puede ingresar hasta las 16:30 hs.

*Precios de las entradas, pesos argentinos. Tarifa gral: $600 Menores gral: $ 150 Países del Mercosur: $480 Menores Mercosur: $120.

*No se olviden de llevar protector solar y repelente para insectos.

*Si no se quieren mojar lleven impermeables.

*Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Autora del blog Por acá y por allá, ideas para viajar con niños. Podés leer sus notas acá y seguirla en redes sociales TwitterFacebook e Instagram

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Lleva más de 20 cirugías para parecerse a Kim Kardashian y la última resultó desastrosa

Pamplona ha invertido cerca de 500 mil dólares para ser la doble...
Leer más