Por acá y por allá: Oporto con niños

Por Magdalena Dieste

Oporto es la segunda ciudad de Portugal, famosa por sus vinos, sus puentes, sus estrechas calles peatonales y sus hermosas fachadas de azulejos. Es bien abarcable para visitar con niños, sencilla de recorrer a pie y además sus principales atractivos se encuentran a poca distancia entre sí. Uno de sus mayores encantos es pasear sin rumbo por su casco antiguo y contemplar las hermosas vistas del Río Duero. Estuvimos tres noches en Oporto y encontramos divertidos planes para disfrutar en familia.

Publicidad

Aquí 10 cosas para ver y hacer en Oporto con niños.

1. Recorran el barrio de La Ribeira
Perderse por las callecitas de su casco antiguo es uno de los principales atractivos de la ciudad. El famoso barrio de la Ribeira, declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO, se levanta a orillas del río Duero y para mi gusto es el lugar más bonito de la ciudad. Lo mejor es quedarse ahí mismo, nosotros alquilamos un apartamento frente al río y fue un acierto. Salir todas las mañanas con alguno de los niños a comprar pan fresco por sus calles empinadas, sentir el ruido de las gaviotas revoloteando entre los tejados y contemplar los rabelos (típicas embarcaciones portuguesas) amarrados en los muelles esperando la llegada de los primeros turistas, fue muy disfrutable. No se vayan sin recorrer los callejones medievales y las escaleras que van desde la plaza de la Ribeira, hasta la Catedral.


2. Crucen el Puente Don Luis I 
Oporto es conocida como la ciudad de los seis puentes. El más conocido es el Puente Don Luis I, que separa el antiguo barrio de Ribeira, de la Vila Nova de Gaia, donde están las bodegas con los vinos más famosos del lugar. La plataforma superior es para peatones y la inferior cuenta con dos estrechas veredas que permiten cruzarlo a pie. Vale la pena hacerlo, con los niños fuimos en más de una oportunidad y las vistas desde lo alto son muy pintorescas. Se puede atravesar fácilmente con carrito de bebé.


3. Maravíllense con la estación San Bento
Es una de las estaciones de tren más bonitas de Europa, su principal atractivo son las paredes y techos cubiertas de azulejos que representan momentos históricos de Portugal.


4. Sorpréndanse en Librería Lello 
Si visitan Oporto esta famosa librería, que fue elegida en más una oportunidad como una de las más bonitas del mundo, es un imperdible. Vayan con paciencia porque siempre está llena de gente, pero vale la pena visitarla por dentro. Se encuentra en el centro, muy cerca de la Torre de los Clérigos y se dice que sus bibliotecas y su majestuosa escalera, inspiraron a la escritora británica J.K. Rowling en las historias de Harry Potter.


5. Hagan un paseo en barco 
A los niños les encantan los paseos en barco y recorrer el Duero en un rabelo es un súper plan para ellos. Muchas de las típicas embarcaciones portuguesas, que antiguamente transportaban barriles de vino, realizan paseos para turistas y recorren los famosos seis puentes de Oporto.


6. Disfruten de las vistas de los jardines del Palacio Cristal 
Los lugares verdes y con espacio para correr siempre son bienvenidos para las familias que viajamos con niños. Los jardines del Palacio de Cristal son muy bonitos y además, desde ahí se pueden ver preciosas vistas de Oporto. ¡Es un buen lugar para disfrutar de un picnic al aire libre!. La entrada es gratis.


7. Contemplen la ciudad desde el teleférico de Vila Gaia
A mis hijos les encantan los teleféricos, siempre que ven uno quieren subir y el de Gaia no fue la excepción. Después de cruzar el puente Luis I, se encuentra la base del teleférico que lleva hasta el centro de las bodegas de Vila Nova de Gaia. El recorrido dura menos de 10 minutos y permite contemplar una preciosa vista de la Ribeira y de los tejados rojos de las bodegas y construcciones de la Vila Nova de Gaia.


8. Visiten el Museo Navegantes
Uno de los planes más divertidos para los niños fue la visita a World of Discoveries, un museo, parque temático que reconstruye de forma muy didáctica las grandes odiseas de los navegantes portugueses, en busca de nuevos mundos. Lo mejor del lugar fue el recorrido en un bote con audio-guía que navega por un canal rodeado de diferentes escenarios y simulaciones que representan los lugares a los que llegaron los exploradores portugueses. Vale la pena dedicarle un par de horas, fue una gran experiencia para los pequeños.


9. Vean el atardecer desde la Torre de los Clérigos
Es la más alta de la ciudad y uno de los símbolos de Oporto. Para acceder a la parte más alta hay que subir alrededor de 200 escalones de una escalera en espiral. Para los niños fue muy divertido llegar al punto más alto. Les recomiendo una visita al atardecer para apreciar las mejores vistas panorámicas de la ciudad y ¡conseguir buenas fotos!


10. Recorran la ciudad en tranvía 
Aunque son menos conocidos y usados que los tranvías de Lisboa, ¡en Oporto también pueden tomar un viejo tranvía que realiza un pintoresco recorrido por el centro!

Si piensan viajar a Portugal apunten la visita a Oporto, ¡no se arrepentirán!

Consejos viajeros:

• Oporto es menos turística que Lisboa y que muchas otras ciudades de Europa. Todavía mantiene su autenticidad y está menos invadida.
• Portugal es considerado uno de los países más económicos de Europa y Oporto es una buena muestra de eso. Se puede comer y conseguir alojamientos a buenos precios.
• ¿Qué comer? Hay una gran variedad de restaurantes con opciones para todos los gustos y bolsillos. En Portugal se come bien en casi todos lados y en Oporto, además de los platos típicos de de la cocina portuguesa, como el Bacalhau à Brás o la caldeirada, encontrarán varios platos tradicionales de la ciudad.
• Conviene alojarse cerca del barrio de la Ribeira. Desde ahí se accede fácilmente caminando a la mayoría de las atracciones de la ciudad.
• No es necesario contar con auto en Oporto, más bien diría que tenerlo, es una complicación.
• Precio de teleférico de Vila Nova de Gaia: Adulto: 6€ simple / 9€ ida y vuelta. Niños menores de 3 no pagan. A partir de 3 años 3 euros simple y 4.50 ida y vuelta.
• El paseo en barco por el Duero cuesta 10€ para los adultos y es gratis para los niños.
• Alojamiento: Hay muchas opciones de apartamentos en AirBNB y en booking. Si van a viajar con niños conviene alquilar un apartamento, por precio y porque hay más opciones de apartamentos en el centro y en el barrio de la Ribeira.

*Lic. en Ciencias de la Comunicación. Autora del blog Por acá y por allá, ideas para viajar con niños. Podés leer sus notas acá y seguirla en redes sociales TwitterFacebook e Instagram