Por acá y por allá: Vacaciones en Costa Rica

por Magdalena Dieste*

Si están buscando un lugar para viajar con niños en las vacaciones, Costa Rica puede ser una gran opción. Es un muy buen destino para viajar con los pequeños de la familia, una combinación de lindas playas con selvas, animales en estado puro, hermosos paisajes y naturaleza exuberante. Un cuarto de su territorio está formado por reservas y parques nacionales que conservan el 6% de la biodiversidad del planeta. Además de disfrutar de la amplia variedad de playas de arena blanca, negra, con mares tranquilos o de fuertes oleajes, podrán encontrar cascadas, ríos, montañas y volcanes. Todo eso lo convierte un lugar sumamente atractivo para grandes y chicos.

Publicidad

En Costa Rica encontramos monos y ardillas colgados de los cables en las rutas, cangrejos de diferentes colores que transitan por las calles, osos perezosos que descansan en la cima de los árboles, e infinita variedad de mariposas, ranas y colibrís que paseaban por los jardines de todas las posadas u hoteles donde nos alojamos. Todo eso ya es muy emocionante para los niños, pero si además le sumamos la posibilidad de vivir aventuras en canopy por las copas de los árboles, caminatas por senderos en quebradas para llegar a increíbles cataratas o paseos a caballo por playas desiertas, se convierte en un viaje sorprendente e inolvidable para toda la familia.

Si estás pensando viajar al país del “Pura Vida” con tus hijos, hay algunas cosas que es importante saber y tener en cuenta antes de partir:

EL CLIMA
Los “ticos” como se les dice a los habitantes de Costa Rica hablan de dos épocas distintas: el invierno (de mayo a noviembre) es el período de lluvias y el verano (de diciembre a abril) que es una época en la que casi no llueve y la mejor para visitar el país. Nosotros estuvimos en el mes de julio (2017), viajamos por la parte central y sur del Pacífico, empezamos el recorrido en Jacó, Playa Hermosa y fuimos bajando a Dominical, Dominicalito, Parque Nacional Marino Ballena hasta Uvita. Durante esos días y en todos esos lugares, el clima fue siempre igual: nos levantábamos bien temprano, alrededor de las 6.30 de la mañana con todo despejado y el sol se mantenía hasta las 5 de la tarde. A esa hora empezaba a llover, por momentos parecía que se caía el mundo y llovía hasta la noche. Luego se arreglaba y amanecía soleado.

Es importante tener en cuenta que dentro de Costa Rica, el clima puede variar mucho según el hábitat y la altura del lugar que vayan a visitar. En pocas horas de viaje pueden pasar de estar en musculosa a tener que usar un abrigo.

EL AUTO Y LAS RUTAS
Para mi gusto es imprescindible viajar con auto propio, eso nos permitió hacer el viaje al ritmo de los niños y pudimos elegir a dónde ir y quedarnos más tiempo donde nos gustaba. Muchas de las rutas del Pacífico son bastante malas, por eso es importante alquilar un vehículo cuatro x cuatro (los precios no varían demasiado con respecto a un auto común). Alquilamos por internet una Toyota Rav 4 en una agencia de alquiler de autos desconocida para nosotros: “Target car rental”, el precio era más económico que las arrendadoras conocidas, tenía libre kilometraje y la ventaja del seguro total, algo que no es menor después de ver las condiciones de algunas rutas de Costa Rica. Nos funcionó bien, en la primera parte del viaje, recorrimos el Pacífico Sur y casi no fue necesario usar el 4×4, pero cuando viajamos por el sur de la península de Nicoya, nos dimos cuenta de la importancia de tener un vehículo alto. Si viajan con niños por esa zona, no duden en alquilar silla de auto o booster para mayor seguridad.

LAS DISTANCIAS
Costa Rica es un país pequeño y si bien en el mapa las distancias pueden parecer cortas, trasladarse de un punto a otro del mapa nos llevó más tiempo del que nos imaginamos. Hay caminos de montañas con curvas, quebradas y muchas de las rutas cuentan con un solo carril, por eso les recomiendo no hacer largos trayectos por la noche. Además, las rutas son muy oscuras y muchas de ellas casi no cuentan con alumbrado público.

OPEN VOUCHER
Hay una opción que ofrecen las agencias para viajar a Costa Rica que es el free open voucher, con el que se puede ir eligiendo en qué hoteles alojarse sobre la marcha. Nosotros averiguamos bastante y con tres niños esa opción no era conveniente, ir por nuestra cuenta resultó bastante más económico. Todos los hoteles los fuimos contratando por Booking, algunos desde acá y otros en la marcha. En julio es temporada baja y hay bastante disponibilidad de hoteles, aunque hay lugares que son muy turísticos todo el año y mueven mucho turismo interno, como por ejemplo, la zona donde se encuentra el famoso Parque Manuel Antonio.

AVENTURAS
En Costa Rica hay muchos parques y posibilidades de practicar turismo de aventura. Cabalgatas, senderismo, caminatas por la selva, rafting, canopy y otras divertidas opciones. A los niños les fascinó hacer canopy, son famosos en este rincón del mundo por sus trayectos largos y sus recorridos en medio de la selva. Es importante averiguar e informarse bien porque hay distintas opciones según las edades de los niños. Nosotros hicimos dos diferentes: uno corto y económico, que fue como para sacarse el gusto, en la zona de Manuel Antonio. Y el otro largo, en las Cascadas de Montezuma, con más de 10 plataformas y cables de hasta 350 metros de largo que te llevan a las cascadas. Los niños lo disfrutaron muchísimo, fue una experiencia inolvidable tirarse entre las copas de los árboles.

Una de las claves del éxito de los viajes con niños es planificar actividades que nos gusten a todos y eso en Costa Rica es fácil de conseguir!

¿Te gustaría descubrir el país del Pura vida junto a los niños?

*Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Autora del blog Por acá y por allá, ideas para viajar con niños. Podés leer sus notas acá y seguirla en redes sociales TwitterFacebook e Instagram