Presentadora de BBC ganó juicio laboral: cobraba seis veces menos que un varón

Como presentadora de la televisión pública británica, Samira Ahmed percibía US$ 570 por programa. Por la misma tarea, su colega Jeremy Vin ganaba US$ 3.800. Al considerar injusto recibir un sueldo seis veces menor al de un hombre, ella inició acciones legales por discriminación salarial contra la BBC. Y ganó.

Un juzgado de cuestiones laborales de Londres consideró que la presentadora del programa de televisión Newswatch debería haber sido remunerada al mismo nivel que el presentador de un espacio similar titulado Points of View.

Publicidad

Ahmed reclamó compensación. “Ninguna mujer quiere tener que demandar a la empresa que la emplea. Me gusta trabajar para la BBC. Estoy encantada de que esto se haya resuelto”, reaccionó en una declaración difundida a través del sindicato de periodistas británicos.

En su defensa, la BBC argumentó que los dos presentadores no hacían el mismo trabajo: afirmó que Newswatch es un programa “relativamente marginal” del canal de noticias del grupo, mientras que Points of View es “extremadamente conocido” y se difundía en BBC One, canal principal de la cadena.

“Siempre hemos mantenido que los salarios de Samira Ahmed y Jeremy Vine no estaban determinados por su género. Los presentadores -tanto mujeres como hombres- siempre han cobrado más en Points of View que en Newswatch”, afirmó el grupo en un comunicado. Y afirmó su compromiso con “la igualdad y la justicia salarial”.

En 2018, una periodista de la BBC, Carrie Gracie, renunció a su cargo de redactora jefa en China para denunciar la brecha salarial entre hombres y mujeres. Después llegó a un acuerdo con la empresa. En julio de 2017, la BBC reveló por primera vez los salarios anuales de sus altos cargos y presentadores estrella que cobran más de 150.000 libras.

En esta lista de más de 200 nombres, solo un tercio eran mujeres, con salarios muy inferiores a los picos alcanzados por sus homólogos masculinos. Entonces su director general, Tony Hall, expresó su ambición de alcanzar la igualdad salarial en 2020.