Superfetación: en una semana tuvo tres hijos

Superfetación. Así se conoce el fenómeno en que una mujer se embaraza cuando ya está embarazada, y ocurre debido a que, algunas veces, el proceso de ovulación no se detiene durante la gestación.

En 2017 se hizo público el caso de Jessica Allen, una estadounidense que hizo de madre subrogada para una pareja china. A la sexta semana de embarazo, la mujer descubrió que esperaba gemelos, pero cuando los niños nacieron, eran completamente diferentes. Posteriormente, pruebas de ADN confirmaron que uno de los niños era hijo de la pareja china, en tanto que el otro había sido concebido por Allen y su marido de forma natural.

Publicidad

El caso de Beata Bienias es aún más increíble. La británica intentó durante siete años quedar embarazada, pero una serie de condiciones -entre ellas sobrepeso y síndrome de ovario poliquístico- se lo impedía. Entonces la mujer se sometió a una fecundación in vitro. Los médicos le recomendaron a Beata y a su esposo Powell que no tuvieran relaciones durante los cuatro días anteriores al proceso, pero la pareja desobedeció el consejo, asumiendo que no sería exitoso y que ella no quedaría embarazada. Sin embargo, no fue así.

Al poco tiempo, los médicos le informaron a Beata y Powell que serían padres. La pareja asistió a su primer ultrasonido y se llevó una nueva sorpresa: no solo esperaban un hijo, sino que tres.

“Los dos estábamos en shock y miramos el monitor con incredulidad”, relató Beata a Today. Pero los médicos no se quedaron tranquilos con el hallazgo y realizaron otras pruebas, cuyos resultados arrojaron algo totalmente inesperado: solo uno de los óvulos fertilizados in vitro se había implantado en el útero de la paciente, en tanto que los otros dos fueron fecundados de forma natural.

Consultada por el medio estadounidense, la gineco-obstetra Christine Greves sostuvo que la superfetación es un fenómeno posible, pero muy poco común. “Sucede muy raramente (…) Muchas personas que buscan la fertilización in vitro tienen dificultades para quedar embarazadas”, explicó.

El embarazo de Beta avanzó con normalidad y el 13 de diciembre de 2018, ella y su esposo se convirtieron en padres de Amelia, Matylda y Borys. Según los exámenes, los dos últimos fueron concebidos de forma natural, días antes de que Amelia fuera implantada en el útero de su madre. “Se trata del milagro más grande que podía sucederme, nunca pensé que algo tan increíble pudiera pasar”, aseguró la mujer.

Fuente: El Mercurio / Chile / GDA

Escrito por
Más de Eme de Mujer