¿Se te pegó un jingle de campaña? Tenés un gusano auditivo

Pasaron las elecciones nacionales y se te pegó un jingle. Intentás hacer foco en otra melodía o pensar en otra y no podés. A los dos minutos la musiquita vuelve a vos. Ese fenómeno tiene nombre y se llama gusano auditivo (earworm).

El neurólogo Oliver Sacks, en su libro Musicofilia, comparaba el gusano auditivo con un tic o un ataque. Lo peor es que una vez que se despierta, el neurogusano puede actuar durante horas. Melodías simples, repetitivas y con padrones rítmicos son las más probables de activarlo.

Publicidad

Una de las canciones más infecciosas de todos los tiempos es We are the Champions (1977), de Queen. ¿La estás tarareando? Pero en época de campaña electoral, podés cantar durante horas un jingle político (aunque no sea del partido que votaste).

Si querés hacer desaparecer un gusano musical, deberás buscar tu propia cura porque no hay recetas 100% efectivas. Hay quienes escuchan otra música para “borrar” la que estamos cantando y quienes esperan que ese “gusano” se desactive solo (cosa que por lo general ocurre en el instante menos pensado). Otras personas aseguran que masticar chicles es una salida.

Lo que está claro es que esto no es motivo de alarma: al menos una vez a la semana, un gusano auditivo afecta al 90% de las personas.

 

¿Qué jingle se te pegó en esta campaña?