A los 101 años falleció Katherine Johnson, una de las figuras ocultas que llevó al hombre a la luna

Katherine Johnson, más conocida como una de las “figuras ocultas” que llevó al hombre a la luna falleció este lunes a loas 101 años en Estados Unidos.

Johnson nació el 26 de agosto de 1918, en el estado de Virginia y desde muy pequeña demostró tener talento para las matemáticas. Se graduó del colegio a loas 14 años y a los 15 ingresó en West Virginia State College donde obtuvo grados en Matemáticas y francés.

Publicidad

En el año 1950 escucho sobre un llamado de la NACA, que luego daría origen a la  NASA, en busca de mujeres afroamericanas para el Departamento de Guía y Navegación. No fue hasta 1953 que la matemáticas ingresó en la agencia estatal estadounidense.

Johnson se desempeñó en el área de cálculos y poco a poco comenzó a crecer dentro del organismo internacional ayudada por su especialización en tecnología espacial. Con la formación del Space Task Group, la primera incursión oficial de la NACA en viajes espaciales, Johnson creció dentro del programa. Hizo un análisis de trayectoria para la misión Freedom 7 de Alan Shepard de mayo de 1961, el primer vuelo espacial humano de Estados Unidos. En 1960, ella y el ingeniero Ted Skopinski fueron coautores de la Determinación del ángulo de acimut en Burnout para colocar un satélite sobre una posición de tierra seleccionada, un informe que presenta las ecuaciones que describen un vuelo espacial orbital en el que se especifica la posición de aterrizaje de la nave espacial. Fue la primera vez que una mujer en la División de Investigación de Vuelo tuvo crédito como autora de un informe de investigación.

En 1962, mientras la NASA se preparaba para la misión orbital de John Glenn, Johnson fue llamada a hacer el trabajo por el que sería más conocida. La complejidad del vuelo orbital había requerido la construcción de una red mundial de comunicaciones, que conectaba estaciones de rastreo en todo el mundo con computadoras IBM en Washington, Cabo Cañaveral en Florida y Bermudas. Las computadoras habían sido programadas con las ecuaciones orbitales que controlarían la trayectoria de la cápsula en la misión de Friendship 7 de Glenn desde el despegue hasta la salpicadura, pero los astronautas tenían cuidado de poner sus vidas al cuidado de las máquinas de cálculo electrónico, que eran propensas al hipo. y apagones. Como parte de la lista de verificación previa al vuelo, Glenn les pidió a los ingenieros que “hicieran que la niña” —Johnson— ejecutara los mismos números a través de las mismas ecuaciones que habían sido programadas en la computadora, pero a mano, en su máquina de cálculo mecánica de escritorio. “Si ella dice que son buenos”, recuerda Katherine Johnson, dijo el astronauta, “entonces estoy lista para partir”. El vuelo de Glenn fue un éxito y marcó un punto de inflexión en la competencia entre los Estados Unidos y la Unión Soviética en el espacio.

Entre sus mayores logros, la propia Johnson habló sobre los cálculos que ayudaron a sincronizar el Módulo Lunar del Proyecto Apolo con el Módulo de Comando y Servicio de órbita lunar. También trabajó en el transbordador espacial y el satélite de recursos de la Tierra (más tarde renombrado Landsat) y fue autora o coautora de 26 informes de investigación. Se retiró en 1986, después de 33 años en Langley. “Me encantó ir a trabajar todos los días”, dijo. En 2015, a los 97 años, Johnson agregó otro logro extraordinario a su larga lista: el presidente Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad, el mayor honor civil de Estados Unidos.

Este 24 de febrero de 2020, falleció. El administrador de la NASA, James Bridenstine, dijo: “Nuestra familia de la NASA está triste al enterarse de la noticia de que Katherine Johnson falleció esta mañana a los 101 años. Era una heroína estadounidense y su legado pionero nunca será olvidado. “.

Escrito por
Más de Eme de Mujer

“Uruguayas Rebeldes”, el libro de Soledad Gago que reconoce a las pioneras

La autora reconoce y celebra la vida de las uruguayas que se...
Leer más