Sobrevivió tres veces al cáncer y posó sin remera porque “no hay suficientes fotos reales”

“Solo quiero que otros sepan que la vida puede continuar normalmente, incluso si uno no se ve igual”. Gemma Cockrell, de 49 años, sobrevivió tres veces al cáncer, pero para lograrlo sacrificó un aspecto muy importante en la vida de la mujer: sus pechos. Y aunque sus doctores y el hospital se lo recomendaron bastante, decidió no someterse a una cirugía reconstructiva.

“En realidad me siento normal. Rara Vez lo pienso, excepto si estoy en una situación en la que tengo que vestirme/desvestirme frente a otras personas, como en el gimnasio. Sé que estoy bien con mi aspecto, solo soy consciente de que otros podrían no estarlo. Tengo mucha suerte de que mi esposo esté súper feliz, todavía estoy en este planeta y no me molesta su aspecto”, dijo Cockrell al diario británico Daily Mail.

Publicidad

También explicó que decidió realizar la sesión de fotos para que las mujeres que pasan por lo mismo que ella, no se sientan con la necesidad y la obligación de someterse a una cirugía reconstructiva si no es lo que desean solo por “encajar en la sociedad”.

“Decidí hacer la sesión de fotos, ya que para mí es importante que otras mujeres en mi situación se sientan capaces de tomar sus propias decisiones. También sentí que no había suficientes fotos reales. una vez me dieron un folleto con un dibujo en blanco y negro”, agregó.

Como para cualquier otra persona, el proceso de sobrellevar el cáncer no fue sencillo para Gemma. Pero durante todo ese tiempo decidió seguir trabajando, mantenerse activa y, sobre todo, no prometerse cosas a sus tres hijos que quizás no sería capaz de cumplir.

Así que no les decía que “estaría bien” a futuro, sino simplemente que estaba bien en ese momento en particular.

Fuente: La Nación / Argentina / GDA