Cómo nuestro cráneo se adapta al mayor uso del celular

La investigación original es de 2016, y fue refrendada en 2018, pero por estos días está dando vueltas por Internet gracias a una nota de la BBC, que lleva un título intrigante: Cómo la vida moderna está transformando el esqueleto humano.

Y menciona a David Shahar y a Mark Sayers, investigadores de la Universidad de la Costa del Sol, en Australia. Pero: ¿habla de evolución? ¿De una modificación permanente del esqueleto humano? No realmente.

Publicidad

Lo que Shahar y Sayer encontraron en 2016, al analizar radiografías de los cráneos de 218 personas de entre 18 y 30 años, es que el 41% de ellos tenía un espolón en la base del cráneo de entre 10 y 30 milímetros, que aparecía en la bibliografía médica clásica como común en el esqueleto humano, pero de menor tamaño: la protuberancia occipital externa. Un segundo estudio con 1200 casos determinó que su presencia era más común entre los menores de 30 que entre personas mayores (86 años el mayor de los analizados).

¿Su hipótesis? Que el mayor uso del celular hace que tengamos a la cabeza en una posición antinatural, algo que han notado traumatólogos y kinesiólogos por años; que esta posición, que desbalancea el cuerpo al llevar el peso de la cabeza hacia adelante, dispara una respuesta fisiológica: el peso del cráneo ya no se distribuye sólo en las cervicales, lo que obliga a los músculos del cuello a trabajar más; los tendones se hacen levemente más anchos para distribuir mejor la carga, y por eso aparece este entesofito, que es una respuesta del hueso para soportar mejor este mayor trabajo.

La postura, siempre la postura
¿Pero no es la misma postura que al leer un libro? Sí, pero lo que cambia es el tiempo dedicado a esto: aún los más ávidos lectores pasan menos tiempo frente al papel que frente a la pantalla, la misma explicación que se da al hablar del aumento de miopía en los chicos (falta tiempo al aire libre y al sol, sobra tiempo mirando objetos a corta distancia como el teléfono o la tableta).

“Esa saliente craneal no es el problema – dice Sayers hoy-. Esa saliente es la señal de una mala postura sostenida en el tiempo, que puede corregirse en forma sencilla.”

Fuente: La Nación / Argentina / GDA

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Mujeres y bikinis que marcaron un antes y un después en la historia

Este traje de baño fue inventado por el diseñador francés Louis Réard
Leer más